in ,

Políticas reprobables

Un hondureño se encara con un policía guatemalteca. Los agentes bloqueron a una caravana migrante

Violencia policial persiste en países de América Latina

La policía continúa realizando ejecuciones extrajudiciales, detenciones arbitrarias y tortura, entre otras, en la mayoría de los países de América Latina y el Caribe, una realidad que incentiva el ya violento contexto, según denunció ayer Amnistía Internacional (AI).

“La región continúa siendo la más violenta. 37 % de los homicidios mundiales se dan en el continente americano, y de ellos casi todos en América Latina y el Caribe. (...) Y estas políticas (de mano dura) y enfoques de seguridad solo han generado una gran crisis de derechos humanos”, expuso Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI.

En la sesión inicial de los diálogos internacionales “Policías bajo la lupa” varios expertos pusieron sobre la mesa la situación general sobre las debilidades de las fuerzas policiales en la región e iniciaron el debate sobre las posibles vías para impulsar cambios y mejorar la supervisión de las mismas.

“La violencia de la policía, con detenciones arbitrarias, ejecuciones extrajudiciales o tortura son históricas y estas violaciones de derechos humanos se registran desde hace años pero ahora son una realidad constante en muchos países de la región”, añadió la experta.

De acuerdo con lo mencionado en el diálogo, Erika Guevara estableció que son tres los contextos principales que necesitan un análisis en profundidad.

El primero es relativo a la noción de estas políticas policiales como políticas de “mano dura”, cuyo fracaso queda evidenciado a través de la creciente influencia del crimen organizado que ocupa gran espacio territorial en países como México o El Salvador y con el que proliferan economías ilegales para el abastecimiento de armas.

En segundo lugar mencionó la represión violenta por parte de las fuerzas policiales cuando los gobiernos pierden la capacidad de diálogo.

Según registra AI, en 2019 se dieron 210 muertes violentas en el contexto de manifestaciones en países como Haití, Venezuela, Bolivia u Honduras, concretó la experta internacional.

Por último, Erika Guevara quiso recordar la importancia del contexto de violencias contra defensores de derechos humanos y periodistas, que retrata en última instancia el estrecho vínculo entre la violencia policial y los grandes intereses económicos a los que pueden perjudicar los defensores y periodistas.

Por su parte, el presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Joel Hernández, comentó que el principal objetivo sería que la población terminara por tener confianza en las fuerzas de seguridad porque están haciendo su trabajo y protegiendo a la ciudadanía.—EFE

Revira AMLO a la DEA