in ,

Reaparece Hillary Clinton en la escena política de EE.UU.

Hillary Clinton
FILE - In this April 23, 2019, file photo, Hillary Clinton speaks during the TIME 100 Summit, in New York. Clinton is popping up in presidential politics again, and some Democrats are wary even as they praise her role as a senior party leader. (AP Photo/Richard Drew, File)

No a todos los demócratas agradó el regreso de Hillary Clinton al escenario político de Estados Unidos, en medio del proceso de selección del candidato a la presidencia de su partido.

Algunos calificaron de “explosivas” sus declaraciones al decir que la aspirante a la nominación presidencial demócrata Tulsi Gabbard era “un instrumento de Rusia”, así como por burlarse de las relaciones de Donald Trump con los líderes extranjeros.

Sus comentarios tuvieron fuerte repercusión y generaron críticas incluso de sus propios correligionarios demócratas.

Por ejemplo, Bernie Sanders, su rival en las primarias del 2016 y quien se postula de nuevo, dijo en Twitter que “la gente puede no estar de acuerdo sobre algo… pero es inaceptable que alguien insinúe que Tulsi es una herramienta al servicio de intereses extranjeros”.

Por su parte Larry Cohen, prominente integrante del Comité Nacional Demócrata y quien apoya a Sanders, dijo que las declaraciones de Clinton pueden terminar perjudicando al candidato que consiga la nominación.

Cohen sostuvo que Clinton, una exprimera dama que fue senadora y secretaria de Estado, “dedicó su vida al Partido Demócrata y merece ser escuchada”, pero como veterana de la política debería “apoyar las posturas del partido y no dividir desde adentro”.

A los 71 años, Hillary Clinton sigue siendo una figura controversial. No obstante, sus colaboradores aseguran que no tiene intenciones ulteriores.

“Es fácil buscarle segundas intenciones a todo lo que dice. Pero está de gira promoviendo un libro y siente que puede decir lo que quiera”, afirmó su portavoz Nick Merrill. “Así de simple. Dice la verdad”.

Sus comentarios puede ser frustrantes para quien aspira a un cargo que Clinton perdió en dos ocasiones. Cory Booker, uno de los aspirantes a la nominación demócrata, dijo que “hay que enfocarse en ganar esta elección… en hablar de los temas importantes y no de cosas que, para mí, no son relevantes”.

¿Qué hacen los excandidatos?

No hay un manual a seguir para los excandidatos a la presidencia, ni para los expresidentes.

En ese sentido, John Kerry (demócrata) y John McCain (republicano) retomaron calladamente sus funciones como senadores. Al Gore (exvicepresidente demócrata) pasó a ser un firme promotor de medidas para combatir el cambio climático. Sarah Pailin, quien fue compañera de fórmula de McCaine, tuvo una presencia activa en los medios de prensa conservadores y ayudó a movilizar la base que llevó a Trump a la presidencia.

Categoría aparte

Clinton, sin embargo, está “en una categoría aparte”, expresó Karen Finney, una de sus principales colaboradoras de la campaña del 2016.

Clinton es la primera mujer postulada a la presidencia por uno de los partidos grandes, quien consiguió 3 millones de votos más que Trump, aún es popular entre los demócratas, a pesar de que se le reprocha haber perdido estados vitales del centro del país en 2016. Y por supuesto, es uno de los blancos preferidos de los republicanos.

Hace una semana, Hillary Clinton dijo en un podcast que los rusos “están preparando (a Gabbard) para que se postule como candidata por un tercer partido”.

Clinton no ofreció pruebas de lo que decía, de que Moscú esté apoyando a Gabbard, pero medios estatales rusos y algunos portales de extrema derecha han apoyado su campaña.

La confrontación

Gabbard respondió a Clinton diciendo que era “la reina de los belicistas… una personificación de la podredumbre que afecta al Partido Demócrata desde hace tanto tiempo”.

Trump también se hizo sentir. “Todo aquél que se oponga a ella es un agente ruso”, declaró en la Casa Blanca el lunes. “Esta gente está enferma. Algo no funciona con ellos”.

A favor de Hillary

Larry Cohen subrayó que, a pesar de las críticas, Clinton puede ayudar a los demócratas a conseguir la presidencia en el 2020. El propio Booker la describió como una “extraordinaria estadista”.

Merrill indicó que Clinton conversa seguido con varios aspirantes a la nominación demócrata y Finney pronostica que “será parte de la campaña del 2020”.

Y si bien los republicanos siguen tirándole dardos, hay algunos que piensan que esos ataques no funcionarán tan bien como en el pasado.

“Todas las cosas que ella pronosticó en el 2016 se hicieron realidad”, expresó el estratega demócrata Rick Tyler. “Tiene mucho peso. Es un factor a favor, no en contra, de los demócratas”.


Los reporteros de la Associated Press Kevin Freking (Washington) y Hunter Woodall (Concord, New Hampshire) colaboraron en este despacho.

tepito

Operativo en Tepito con saldo de 31 detenidos, drogas y un túnel