in ,

Suspiro de esperanza: Políticas de Joe Biden dan alivio a América Latina

Un empleado desinfecta unas mesas durante la reapertura del hotel Iberostar Selection Hacienda Dominicus

REDACCIÓN INTERNACIONAL (EFE).— Los cambios en las políticas para contener el coronavirus del nuevo presidente Estados Unidos, Joe Biden, han dado un respiro de esperanza en las últimas horas a América.

Un día después de tomar posesión como el mandatario número 46 en ocupar la Casa Blanca, Biden lanzó el jueves lo que describió como una estrategia “de tiempos de guerra” para evitar el avance del virus, que incluye la obligación de cuarentena para los viajeros que lleguen al país desde el extranjero y la de llevar mascarilla en los aviones.

“Han muerto más de 400,000 estadounidenses. Son más de los que murieron en la Segunda Guerra Mundial. Esta es una tarea de tiempos de guerra”, dijo Biden al anunciar que el gobierno federal colaborará con los estados para crear “todos los centros de vacunación que se necesiten”.

Además, el mandatario ordenó recurrir a la Ley de Producción de Defensa, una legislación adoptada en 1950 en respuesta a la Guerra de Corea, para movilizar al sector industrial y acelerar la fabricación de máscaras, respiradores y otros equipos contra la pandemia.

Otro alivio que experimentó América fue el anuncio hecho ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Pfizer y BioNTech de que distribuirán 40 millones de dosis de la vacuna anticovid a través de la plataforma Covax.

Lo anterior resulta alentador si se tiene en cuenta que América suma 42 millones de casos y 983,000 muertes durante la pandemia, con un récord de 8,500 fallecimientos el jueves.

Estados Unidos sigue siendo el país con más casos de Covid-19 en el mundo, con 24.7 millones, seguido en el continente por Brasil, que acumula 8.7 millones de contagiados, la tercer mayor cifra a nivel global.

Vuelven las cuarentenas

Mientras avanza el proceso de vacunación, varios países de América Latina se debaten entre volver a las cuarentenas estrictas para evitar que el coronavirus se cobre más víctimas o abrir sus actividades económicas para evitar que la pobreza ahogue a sus pobladores.

Tal es el caso de Brasil, que atraviesa desde el pasado diciembre la segunda ola de la pandemia.

Para hacerle contrapeso, el gigante suramericano comenzó el 18 de enero su campaña de vacunación con 6 millones de dosis importadas del inmunizante del laboratorio chino Sinovac, del cual ayer la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) autorizó el uso en carácter de emergencia de 4.8 millones de dosis producidas dentro del país.

Además, ayer mismo Brasil recibió 2 millones de dosis del preparado hecho por la Universidad de Oxford y el laboratorio anglo-sueco AstraZeneca.

A pesar de esto, el estado de Sao Paulo, el más poblado de Brasil con unos 46 millones de habitantes, volverá a la cuarentena por las noches y los fines de semana para contener el rebrote de la enfermedad.

El gobernador paulista, Joao Doria, informó que cerrará, a partir del próximo lunes y por dos semanas, todas las actividades no esenciales de las 20 horas a las 6 de la mañana siguiente, así como los fines de semana y días festivos.

“Sin vida, no hay economía. Sin la existencia, no hay proceso económico que sobreviva. Necesitamos primero cuidar de las personas, garantizar que están vivas”, explicó Doria.

A los expertos de la OMS les preocupa en América Latina la situación de Colombia, que alcanzó este jueves los 50,187 decesos y está a un paso de llegar a los 2 millones de casos.

La alta ocupación de las Unidades de Cuidados Intensivos en el país ha hecho saltar las alarmas en varias ciudades, entre ellas Bogotá, motivo por el cual los mandatarios locales han recurrido a nuevas cuarentenas y toques de queda para tratar de mantener en casa a la ciudadanía.

A pesar de ello, sectores como el de los restaurantes, los bares y las discotecas, así como quienes se dedican al comercio informal, han protestado por las medidas restrictivas que, aseguran, los llevarán a la quiebra.

Por ello, desde varios sectores del país han llovido críticas hacia el presidente Iván Duque por la demora en el inicio de la vacunación, vista como la “tabla de salvación” de la vida y la economía de los colombianos.

Precisamente, Colombia fue elegida por la plataforma Covax como uno de los 14 países de América que recibirán las vacunas de Pfizer en febrero, para con ello tratar de devolverles algo de la normalidad a los residentes en la nación cafetera.

Sería cierre indefinido: Fuerte sanción a 4 empresas por un evento social

Polémica por bloqueo de Twitter a seguidores de López Obrador