in ,

Termina fase clave

La tripulación de la embarcación "Pros"

El velero “Pros” llega a Chile en su vuelta al mundo

SANTIAGO DE CHILE (EFE).— Después de 500 años del viaje en el que el navegante Fernando Magallanes descubrió el principal paso natural entre el Atlántico y el Pacífico, el velero español “Pros” cruzó este enclave marítimo, uno de los más peligrosos del mundo, e hizo una escala este lunes al sur de Chile en su trepidante vuelta al mundo.

Con ocho tripulantes a bordo, el velero dejaba Río Gallegos (Argentina) para adentrarse en el estrecho de Magallanes, en la mañana del 13 de febrero, por el paso del cabo de las Vírgenes.

La embarcación, según relató su capitán, Fernando Fernández de Mesa, recorrió la primera angostura del camino sin dificultades, sin embargo, la siguiente fase “costó trabajo pasarla” por las corrientes marítimas que venían en contra de la embarcación.

El velero “Pros”, que emula el recorrido de la primera vuelta al mundo de la historia —el viaje que el portugués Magallanes y el español Juan Sebastián Elcano emprendieron en 1519—, recaló en Puerto Montt (Chile) tras siete días de navegación que ponían fin a una fase crucial de su aventura.

Aguas bravas

Durante su itinerario por el estrecho, la embarcación conoció la bravura de las aguas y la adversidad del clima que rodea a los fiordos patagónicos. Las condiciones desfavorables obligaron al velero a guarecerse dos días y medio en la bahía Tilly, lo que redujo sus provisiones (otro barco les regaló comida).

“Teníamos un pronóstico que se iba haciendo cada vez mas duro. Había una baja presión muy intensa que nos iba a afectar en nuestro recorrido y antes de que nos llegara decidimos refugiarnos para evitar vientos de más de 50 nudos”, explicó a Efe el marinero Juan Manuel Eguigaray, de la Asociación de Amigos de los Grandes Navegantes y Exploradores Españoles.

El refugio en la cala sirvió para evitar las consecuencias de los fuertes vientos y corrientes de agua, pero también les trajo quebraderos de cabeza, pues el espesor de las algas de la bahía dificultaron la elevación del ancla y los marineros necesitaron los cuchillos para atajar la maraña vegetal.

También sufrieron escasez con las provisiones, y la tripulación contactó con otra embarcación que, en medio de las aguas del Pacífico, paró su motor y acercó su popa al velero para traspasarle unas cuantas bolsas de comida.

A pesar de las vicisitudes, el capitán del Pros afirmó que “actuaron con prudencia y seguridad” en la que fue su primera vez cruzando el estrecho de Magallanes, que calificó de “lenta pero placentera”.

“Celebramos la llegada al cabo Froward, el más meridional de nuestro viaje; luego en la bahía de las Sardinas, y en el refugio en bahía Tilly. Hemos visto focas, delfines y hemos tenido ballenas a diez metros del barco. Ha sido precioso”, reseñó Fernández.

La inesperada pero necesaria parada en Tilly retrasó la expedición más de lo previsto, obligándoles a reducir a un solo día su primera parada —meramente técnica— en tierras chilenas, para poder poner rumbo a Valparaíso, su siguiente destino, sin retrasar el calendario de la expedición.

La misión “Tras la estela de Elcano”, que comenzó el pasado 10 de agosto en Sevilla, llevó a la embarcación a cruzar el Atlántico y llegar a Brasil, recorriendo Suramérica por Argentina hasta llegar a Chile.

En los próximos días, el “Pros” arribará a Ecuador para embarcarse en el Pacífico hacia la Polinesia Francesa, Filipinas e Indonesia, y de ahí por el Índico a Sudáfrica y de nuevo por el Atlántico a Cabo Verde.

La embarcación, que recorrerá un total de 44.000 millas náuticas (81,500 kilómetros), pondrá fin a la vuelta al mundo en Sanlúcar de Barrameda en la misma fecha en que lo hizo Elcano en el siglo XVI: el 6 de septiembre, en este caso de 2022.

Síguenos en Google Noticias

Condiciones climáticas impiden atraque en Cozumel de polémico crucero

Quieren salvar vidas