in

Aprueban polémica ley china

Un manifestante a favor de la democracia participa en un mitin en un centro comercial en Hong Kong. A la izquierda

La nueva norma castiga a disidentes de Hong Kong

PEKÍN (EFE).— La ley de seguridad nacional china para Hong Kong, ratificada y firmada ayer por el presidente del país, Xi Jinping, no será retroactiva pero su máxima pena será la cadena perpetua, aseguró ayer el diario oficial “Global Times”.

“No habrá cláusulas referidas a la retroactividad, a menos que el acto criminal sea de naturaleza continuada”, afirmó este rotativo, subsidiario del “Diario del Pueblo”, órgano oficial del Partido Comunista Chino (PCCh).

“Quienes violen la ley se enfrentarán hasta a 10 años de cárcel o más, mientras que la máxima pena será la prisión de por vida”, de acuerdo con el texto legal, añadió el diario.

La normativa fue aprobada ayer por unanimidad por los 162 asistentes a la reunión del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, Legislativo), que votaron también a favor de adjuntarla al Anexo III de la Ley Básica —la ‘mini-Constitución de Hong Kong’—-, que permite precisamente que Pekín incluya leyes nacionales para su cumplimiento en la ciudad semiautónoma, que cuenta con un sistema legal propio.

Así pues, la ley ya está en vigor en la China continental, y el siguiente paso será que el gobierno de Hong Kong la promulgue también en su boletín oficial para que también tenga efecto en el territorio semiautónomo, algo que probablemente se generará con celeridad.

Los cuatro delitos tipificados en esta ley son secesión, subversión del poder estatal —acusación empleada habitualmente por Pekín contra disidentes y activistas—, actividades terroristas y confabulación con fuerzas extranjeras que pongan en peligro la seguridad nacional.

Según analistas citados por “Global Times”, la normativa “golpeará directamente a agentes y grupos políticos controlados por Estados Unidos en Hong Kong que en el pasado generaron problemas en la ciudad sin apenas importarles las consecuencias”.

“Mano negra”

Pekín ha reiterado en numerosas ocasiones que sospecha de la existencia de una “mano negra” extranjera, apuntando a Washington, que mece las protestas antigubernamentales que desde mediados del año pasado se han repetido en Hong Kong.

Un miembro del Comité Permanente, Tam Yiu-chung, explicó al rotativo estatal que el gobierno central “solo ejercerá una jurisdicción criminal en un ámbito limitado”, y que serán las autoridades hongkonesas quienes se encarguen de la mayoría de los casos relacionados con el movimiento prodemocrático, que se ha saldado con miles de detenciones desde su inicio.

Según Tam, esta normativa generará un “equilibrio” entre las leyes hongkonesas y las chinas.

“Global Times” destacó también el “poderoso efecto disuasorio” de la nueva ley al citar el caso de la formación prodemocrática Demosisto, disuelta después de que sus principales figuras anunciasen que la abandonaban tras publicarse en los medios locales la aprobación de la normativa.

La decisión de aprobar la ley se generó un día antes de que hoy, 1 de julio, se conmemore la retrocesión del territorio de la soberanía británica a la china en 1997.

Mientras que Pekín ha defendido este proyecto al considerar que se trata de un asunto interno y de que las protestas de otros gobiernos como el de Washington no son más que injerencias, organizaciones pro derechos humanos como Amnistía Internacional hablan de “amenaza” para los derechos humanos en Hong Kong.

Abogados y activistas hongkoneses creen que la ley terminará por cercenar las libertades de que goza la ciudad frente a China.

La Unión Europea (UE) deploró la controvertida ley de seguridad de Hong Kong, pues consideró que socavará la autonomía y el Estado de derecho de la ciudad.

“Esta ley corre el riesgo de minar gravemente el alto grado de autonomía de Hong Kong y tener un efecto perjudicial en la independencia de la judicatura y el Estado de derecho. Deploramos esa decisión”, indicó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en una rueda de prensa tras una cumbre por videoconferencia con Corea del Sur.

Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, recordó que “hemos dejado claro en diferentes ocasiones, incluido en nuestros contactos directos la semana pasada con los líderes chinos, que la nueva ley no es conforme a la ley Básica de Hong Kong ni a los compromisos internacionales de China, tanto en términos de procedimiento de adopción como de sustancia”.

“Así que hemos dejado muy claro que para nosotros es muy crítico y estamos gravemente preocupados por ello”, señaló, durante la misma rueda de prensa.

La política alemana dijo que, “en línea con las garantías que China dio en el pasado, los derechos y libertades existentes de los residentes de Hong Kong deben ser protegidos por completo”.

Preguntada por la posibilidad de que la UE tome medidas ante este paso dado por las autoridades chinas, Ursula von der Leyen respondió: “Hemos dicho consistentemente que China se arriesgaba a consecuencias muy negativas si seguía adelante con esta crisis, incluyendo para la confianza de los negocios, la reputación de China, su percepción pública en Hong Kong y a nivel internacional”.

2Seguimos en contacto con nuestros socios internacionales sobre este asunto y prestaremos atención cuidadosamente a cómo responder”, concluyó.

 

China Respaldo

Al menos 52 países dan la bienvenida a la adopción de la ley de seguridad nacional china para Hong Kong.

Aprueban la decisión

Al hablar ayer en la 44ª sesión del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Cuba, en nombre de 52 países, dio la bienvenida a la adopción por parte del máximo órgano legislativo de China de la ley.

Declaración conjunta

“La no intervención en los asuntos internos de Estados soberanos es un principio esencial consagrado en la Carta de las Naciones Unidas y una norma básica de las relaciones internacionales”, se indicó en una declaración conjunta leída por Cuba.

El título se le va al Barca