in

Arrecia la cacería de opositores

Pedro Joaquín Chamorro

Sanciona EE.UU. a hija de Ortega tras nuevo arresto

MANAGUA (EFE).— El gobierno nicaragüense continuó ayer los arrestos de líderes de la oposición, que ya incluyen a cuatro aspirantes a la Presidencia con el encarcelamiento, realizado anteanoche, de Juan Sebastián Chamorro.

Ayer arreció la presión internacional para que el gobierno del presidente Daniel Ortega los libere.

Estados Unidos anunció sanciones contra cuatro asesores de Daniel Ortega, incluida la hija de éste Camila Antonia Ortega Murillo.

El secretario general de la ONU, António Guterres, pidió a Nicaragua la liberación de los líderes de la oposición que han sido detenidos en los últimos días y la restitución de sus derechos políticos.

El gobierno español también pidió la “liberación inmediata” de los precandidatos a las elecciones presidenciales de Nicaragua “detenidos, encarcelados o retenidos” —Cristiana Chamorro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro—, así como de “otros opositores”.

La Policía nicaragüense encarceló la noche del martes a Juan Sebastián, al extitular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep) José Adán Aguerri, y a la activista opositora Violeta Granera, mientras que ayer la medida se le impuso al político opositor y exvicecanciller José Pallais.

Después del mediodía del martes y tras comparecer ante el Ministerio Público, detuvo a Maradiaga.

Esos cinco opositores fueron detenidos bajo la acusación de “realizar actos que menoscaban la independencia, la soberanía, y la autodeterminación, incitar a la injerencia extranjera en los asuntos internos, pedir intervenciones militares”, y otros delitos, según informó la Policía Nacional, que dirige Francisco Díaz, consuegro de Ortega.

Tras esas detenciones, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos decidió sancionar a Camila Antonia Ortega Murillo, hija de Ortega, que dirige el evento de modas Nicaragua Diseña y la Comisión Nacional de Economía Creativa; al presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio Reyes, y al jefe del grupo parlamentario sandinista, Edwin Castro.

También al general de brigada Julio Modesto Rodríguez Balladares, director ejecutivo del Instituto de Previsión Social Militar (IPSM), el brazo financiero del Ejército de Nicaragua.

Como resultado de las sanciones quedan congelados todos los bienes que los implicados pudieran tener en Estados Unidos.

Además, se les prohíbe hacer cualquier transacción financiera con ciudadanos estadounidenses o que implique algún tipo de tránsito por la potencia norteamericana, lo que busca dificultar a los sancionados el acceso al sistema financiero internacional, basado en el dólar.

Washington ya había sancionado previamente a la vicepresidenta y primera dama del país, Rosario Murillo, así como a otros tres hijos: Rafael Antonio, Laureano y Juan Carlos, todos Ortega Murillo.

En tanto, el secretario general de la ONU dijo estar “muy preocupado por los recientes arrestos y detenciones, así como por la invalidación de candidaturas de líderes de la oposición”, según dijo su portavoz, Stéphane Dujarric.

 

Autocríticas de morenista

Progreseño gana beca de EE.UU.