in ,

Resultados electorales preliminares en Israel no favorecen a Netanyahu


JERUSALÉN, Israel.- Con el 90% de los votos escrutados, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, del partido derechista Likud, está en desventaja frente a su rival Beni Gantz, de la coalición de centro Azul y Blanco.

Los líderes del partido Azul y Blanco, de izquierda a derecha: Gabi Ashkenazi, Benny Gantz, Yair Lapid y Moshe Ya'alon saludan a sus seguidores en la sede del partido después de los primeros resultados de las elecciones en Tel Aviv, Israel, el miércoles 18 de septiembre de 2019 (AP Photo / Sebastian Scheiner)
Benjamín Netanyahu, primer ministro israelí y presidente del Partido Likud, asiste a una reunión de MK (Miembros de la Knéset) del partido Likud después de los primeros resultados oficiales de las elecciones generales en Jerusalén, Israel, el miércole s18 de septiembre de 2019.- (EFE / EPA / ATEF SAFADI)

Netanyahu tendrá que esperar los resultados definitivos para saber si le corresponderá la formación del nuevo Gobierno en Israel.

Los datos del Comité Electoral Central señalan que la coalición “Azul y Blanco” ha conseguido el 25.66% de los votos, que le permitirá ocupar al menos 32 escaños en el Parlamento.

Al partido Likud, de Benjamín Netanyahu, le corresponderán 31 escaños, al recibir 25.03% de los sufragios.

Ambas formaciones políticas esperan el resultado final con la esperanza de algún cambio que arroje el escrutinio, ya que en este momento ninguna de las dos organizaciones tienen suficioentes escaños para alcanzar la mayoría en solitario.

Ayer acudieron a las urnas unas 4.4 millones de personas, y ya se han contabilizado 4 millones de votos.

Los resultados hasta el momento otorgan a la Lista Árabe Unida la posición de tercera fuerza más votada al recibir el 10.71% de los sufragios, que representan 13 escaños en el Parlamento.

El ultraortodoxo partido Sefardí Shas, consiguió el 7.56% de los sufragios, que les otorgará 9 asientos; también al partido ultraderechista “Israel Nuestro Hogar” consiguió 9 escaños al obtener el 7.11% de los votos; y el partido “Judaísmo Unido de la Torá” obtuvo el 6.25% de la votación, que le otorga 8 posiciones parlamentarias.

En los últimos lugares están la coalición Yamina con un 5.73 % (7 asientos), la coalición de Laborismo-Guesher con un 4.81 % (6 escaños) y la Unión Democrática con un 4.30% (5 legisladores).

El partido Poder Judío, considerado racista, no lograría superar el umbral del 3.25% requerido para entrar en la Knéset (Parlamento).

Complejo proceso

Para formar Gobierno, el partido vencedor necesita reunir al menos 61 votos, que es igual a recibir el apoyo de 61 parlamentarios. Tanto a Azul y Blanco como a Likud prácticamente les falta la mitad.

Esta situación requerirá una estratégica negociación para obtener el apoyo de la mayoría en el Parlamento compuesto por 120 diputados.

Gantz, líder de Azul y Blanco, dijo esta mañana que espera para “Israel un conveniente y buen Gobierno de unidad” y reiteró su voluntad de pactar con otras fuerzas, entre las que podrían encontrarse el Likud y el partido ultraderechista Israel Nuestro Hogar de Avigdor Lieberman.

Según las estimaciones actuales, ni el bloque de partidos de derecha, extrema derecha y religiosos ni el de partidos de centro e izquierda con los árabes podrían formar un Ejecutivo de coalición.

Coalición Likud-Azul y Blanco, pero sin Netanyahu

La capacidad de decantar la balanza la tendrá Lieberman, que se ha erigido como paladín del laicismo y se niega a pactar con los ultraortodoxos.

El exministro de Defensa y antiguo aliado de Netanyahu ha instado a crear un gabinete con el Likud y Azul y Blanco.

Se trata de una perspectiva que los de Gantz no ven con malos ojos, pero quieren fuera a Netanyahu y se niegan a gobernar con él por los casos de corrupción que le persiguen, por lo que las negociaciones en esta línea se presentan de entrada complicadas.

El presidente Andrés Manuel López Obrador y Beatriz Gutiérrez Müller durante el Grito de Independencia el pasado 15 de septiembre. Un funcionario de Querétaro fue separado del cargo por insultar vía Facebook a la esposa del mandatario (Xinhua)

Separan a funcionario por burlarse de cómo viste la esposa de AMLO

Gael García documenta la reconstrucción tras el sismo