in ,

Retos a la seguridad mundial

Foto: Megamedia

China y Rusia, dos temas vitales en la cumbre de OTAN

BRUSELAS, Bélgica (EFE).— Los líderes de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) iniciaron ayer su cumbre en esta ciudad, en la que esperan abrir un “nuevo capítulo” de cooperación transatlántica para afrontar retos como la tensión con Rusia o la pujanza de China, pero también los cambios necesarios para ser una organización más competitiva.

“Cuando estamos juntos, podemos superar cualquier amenaza a nuestra seguridad. Hoy abrimos nuevo capítulo en las relaciones transatlánticas con la Agenda 2030, una agenda para el futuro”, dijo el secretario general aliado Jens Stoltenberg, al inicio del Consejo del Atlántico Norte, el máximo órgano de toma de decisiones de la OTAN, en formato de jefes de Estado y de gobierno. Stoltenberg declaró que la organización se encuentra en un momento “crucial” marcado por una “competencia geopolítica creciente, inestabilidad regional, terrorismo, ciberataques y el cambio climático”.

“Ningún país y ningún continente pueden afrontar estos desafíos solos. Pero Europa y Norteamérica no están solos, estamos juntos en la OTAN”, enfatizó.

El secretario aliado valoró que los líderes sentados a la mesa representan a “30 de las democracias más fuertes del mundo”, que suman juntas a cerca de 1,000 millones de personas, la mitad del poder económico mundial y más de la mitad de la fuerza militar del globo.

Por su parte, el primer ministro belga, Alexander De Croo, en su calidad de líder del país que alberga la cumbre, tomó la palabra antes de iniciarse la sesión a puerta cerrada y destacó que la Alianza “sigue siendo crítica para nuestra seguridad y libertad, tanto para Europa como para Norteamérica”.

El mandatario anfitrión confió ayer en que los jefes de Estado y de gobierno “renueven” la Alianza como una “comunidad de valores tras un periodo difícil”, fiándose en que “lo peor” de la pandemia del Covid-19 haya quedado atrás.

A su llegada al cuartel general de la Alianza, el presidente estadounidense, Joe Biden, destacó igualmente que la organización es “muy importante” para los intereses de su país, y dejó claro que el artículo 5 sobre la defensa colectiva, la piedra angular de la OTAN, se mantiene como “una obligación sagrada”.

Antes de comenzar su reunión los 30 mandatarios, que fueron llegando a la sede aliada a lo largo de la mañana, figuraron en una foto de familia en la que pudieron liberarse brevemente de sus cubrebocas, atuendo obligado por la crisis sanitaria.

A continuación caminaron brevemente por el gran vestíbulo acristalado del edificio, donde se detuvieron para observar una proyección en un gran prisma con los principales retos a los que hace frente la Alianza y que se abordarán en esta cumbre.

Principalmente, cómo la OTAN puede responder mejor a la tensión con Rusia, la marcha de las tropas aliadas de Afganistán tras 20 años, la rivalidad militar de China o los efectos del cambio climático para la seguridad.

 

Biden y Putin Encuentro

Joe Bide y Vladimir Putin, presidentes de Estados Unidos y Rusia, se reúnen mañana.

Endurece el tono

Biden endureció ayer el tono frente a Putin, con quien se reunirá en Ginebra, y dijo que la mayoría de los líderes de la OTAN con quienes habló ayer se lo agradecieron.

“Líneas rojas”

En una rueda de prensa al término de la cumbre, Biden anticipó que dejará claro “dónde están las líneas rojas”: “Voy a dejarle claro al presidente Putin que hay áreas en las que podemos cooperar, si lo elige, y si elige no cooperar y actúa de la manera que ha hecho en el pasado, en lo relativo a ciberseguridad y otras actividades, entonces responderemos“, zanjó.

“Sincero”

Biden aseguró, entre otras cosas, que fue sincero cuando llamó a Putin “asesino” en el pasado.

Joven se lesiona al caer de su bicicleta en Ciudad Caucel

Argentina vuelve a tropezar