in ,

Tensión en Tailandia

Un manifestante sostiene un cartel durante una protesta contra el gobierno y la monarquía

La policía en Tailandia reprimió a miles de manifestantes encabezados por activistas en la capital Bangkok, quienes desafiaron el estado de emergencia. El primer ministro desechó las demandas de que renuncie.

Pese a las lluvias torrenciales, los miles de manifestantes se reunieron para exigir la renuncia del primer ministro Prayuth Chan-ocha, enmiendas a la Constitución y reformas de la monarquía.

La policía utilizó cañones de agua, se lanzó contra la multitud y dispersó a los manifestantes, espectadores y periodistas.

Guevara dejaría la Conade

Los primeros gritos de gol