in

Avazan hacia EE.UU.

Un niño y su padre caminan junto con los centroamericanos que salieron de Tapachula rumbo a EE.UU.

El sol no detiene a integrantes de la caravana migrante

TAPACHULA (Notimex y EFE).— Desde la madrugada de ayer 3,000 migrantes salieron del parque central de Tapachula, donde descansaron el fin de semana debido a las heridas y la deshidratación que presentaban los infantes luego de caminar más de 14 horas.

La caravana cuyo destino inmediato era el municipio de Huixtla, Chiapas, estaría integrada por más de 5,000 personas, afirmaron elementos de la Policía Federal.

El paso es lento. Los 36 grados centígrados de temperatura apenas si permiten mantener la marcha, luego de las casi 10 horas de estar caminando.

Con apenas una mochila, una botella de agua a media capacidad, una gorra que a duras penas los protege del sol, y las famosas sandalias “Crocs”, los centroamericanos continúan su viaje rumbo a los Estados Unidos.

Las mujeres y niños que en un principio encabezaban el contingente, se volvieron los más retrasados de la caravana que avanzó sobre la carretera Tapachula-Arriaga, pues andar en el abrasador calor es para ellos y para todos aquellos afortunados que no tienen la necesidad de migrar, el infierno en la tierra.

Inclusive, los hombres jóvenes quienes ahora toman la batuta para guiar a su gente, lucen agotados, pero con el espíritu incansable.

“Sí estamos a 36 grados, pongamos otros 20 grados y los aguantamos, nada nos detendrá”, comentaron de forma burlona.

Conforme avanzan las horas, la caravana se va dispersando cada vez más, lo que pone en riesgo a los grupos de 10 o 15 personas que se van quedando en el camino, ya que son vulnerables a que Migración los detenga y traslade a las estaciones migratorias.

La desorganización se hizo latente con el extravío de una menor, a quien su madre dio a un hombre para que la ayudara a cargarla. Las autoridades federales, así como Protección Civil realizaron acciones de búsqueda para localizarla a la niña.

Las madres que vienen solas con sus hijos, como Aby de Honduras, solicitaron el apoyo a sus compañeros para llevar a sus pequeños en brazos, pues ellas apenas si pueden mantener el paso con las mochilas con ropa que llevan en sus hombros.

Anteayer, el Instituto Nacional de Migración (INM) informó que deportó a 204 personas de origen hondureño, “la mayoría eran familias que viajaban con menores de edad”.

Este grupo de migrantes fue trasladado por vía aérea desde Minatitlán, Veracruz, hacia la hondureña ciudad de San Pedro Sula.

 

Joven fallece en los brazos de su madre a las puertas del O’Horán

Cartón de Tony: SANDWICHAIROS