in

Inundaciones y caos

Foto: Megamedia

Bahamas busca sobrevivientes tras el huracán

WASHINGTON (EFE).— El huracán “Dorian”, ahora de categoría 1, tocó brevemente tierra ayer con fuertes lluvias en Carolina del Norte, dejando al menos 800 personas atrapadas en una isla y 200,000 sin electricidad, mientras Bahamas busca sobrevivientes al peor ciclón que haya enfrentado.

Debilitado después de su paso el archipiélago pero aún con peligrosos vientos de 150 kilómetros por hora, “Dorian” generó inundaciones y riadas tras impactar a primera hora en el cabo norcarolino de Hatteras, en el extremo sur de la larga isla barrera conocida como Outer Banks.

“Estamos muy preocupados, porque hay cientos de personas atrapadas en la isla de Ocracoke”, justo al suroeste del cabo Hatteras, explicó el gobernador de Carolina del Norte, el demócrata Roy Cooper.

El gobernador calculó que hasta 800 personas podían estar atrapadas en esa isla de casi 25 kilómetros cuadrados, y recomendó a la gente que subiera al punto más alto de sus casas para evitar ser arrastrados en las posibles riadas.

Las olas del Atlántico superaron en a penas dos horas los dos metros de altura debido al impacto de Dorian e inundaron carreteras y hogares en la angosta isla.

En toda Carolina del Norte, más de 200,000 personas quedaron sin electricidad debido a la caída de árboles y postes eléctricos y otras 5,000 se despertaron en albergues después de desalojar sus viviendas, mientras 80 carreteras y autopistas quedaban inundadas, según las autoridades estatales.

La tormenta se había alejado a medio día de la Outer Banks y se dirigía hacia la Bahía de Chesapeake, un estuario que divide los estados de Virginia y Maryland.

Está previsto que “Dorian”, que avanza a una velocidad de 34 kilómetros por hora, roce hoy el sureste de Nueva Inglaterra, en Massachusetts, para luego dirigirse a Canadá.

Aunque se prevén lluvias en Nueva Jersey y otros estados, la trayectoria hacia el noreste librará de un impacto directo a la mayor parte del litoral estadounidense.

Mientras su avance continúa, las autoridades de Bahamas, el territorio caribeño más afectado por “Dorian” con al menos 30 muertos y daños catastróficos, siguen buscando sobrevivientes con el tiempo en contra por el temor de que haya un problema de salud pública.

“Dorian” tocó Bahamas con categoría 5 y ocasionó la peor devastación que se tenga registrada en el país, destruyendo casas, avenidas y terminales, como casi la totalidad del aeropuerto de Freeport, la capital de Gran Bahama, y puertos en las islas Ábacos, que todavía no están aptos para recibir grandes embarcaciones.

Ante esta situación, el gobierno tienen previsto hacer llegar a Gran Bahama y las islas Ábaco personal especializado y cámaras móviles frigoríficas para almacenar los cuerpos de los fallecidos por el paso del ciclón a principios de semana.

El ministro de Salud, Duane Sands, dijo la noche de este jueves a una emisora local en Nassau, capital de las Bahamas, que debido a la falta de cámaras se está embalsamando a los cadáveres “in situ”, especialmente en las islas Ábaco.

Sands advirtió que la cifra de fallecidos incrementará, “por lo que hay que estar preparados” y el propio primer ministro del país, Hubert Minnis, ha advertido que lo ocurrido supone “una devastación para toda una generación”.

Para contribuir a la reconstrucción, congresistas de Estados Unidos solicitaron ayer al presidente Donald Trump “relajar” visas a bahameños afectados e incentivos fiscales para “tipos específicos de donaciones caritativas que alentarían las donaciones privadas”.

Mientras, el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) informó hoy que apoyará el reacondicionamiento del sector agrícola del archipiélago tras el paso del ciclón.

Lo principal para lograrlo, según dijo Regis Chapman, jefe de la oficina del Programa Mundial de Alimentos en Barbados para la preparación de propuestas ante emergencias en el Caribe, es establecer una red de telecomunicaciones y establecer una organización y una logística que permita ayudar.

Ya la compañía Coca Cola en Puerto Rico envió a la capital de Bahamas dos aviones privados con 1,800 kilos de artículos de primera necesidad que incluyen generadores eléctricos, linternas, baterías y envases para almacenar gasolina, entre otros.

También el crucero “Mariner of the Seas”, de la compañía Royal Caribbean, zarpó de Puerto Cañaveral, en la costa este de Florida, rumbo a Gran Bahama, donde entregará miles de raciones de comida y agua a las víctimas del huracán y trasladará a Nassau a cientos de damnificados junto a otros buques de la firma.

En medio de este panorama que deja “Dorian”, en el Atlántico sigue su avance la tormenta tropical Gabrielle, que según el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos no supone amenaza alguna por su posición alejada, así como Juliett que, también debilitada a tormenta tropical, avanza sin generar riesgo en el Pacífico.

Petición

Congresistas de Estados Unidos solicitaron ayer al gobierno de Donald Trump “relajar” las visas a bahameños afectados por el huracán “Dorian”, que devastó esta semana varias islas de Bahamas.

Visas

Las demócratas por Florida Lois Frankel y Debbie Wasserman Schultz y el republicano Mario Diaz-Balart pidieron relajar algunos de los estrictos requisitos de visa.

Dan a conocer actividades para el Tianguis Ganadero