in ,

Benedicto XVI regresa mañana al Vaticano tras visitar a su hermano

Imagen de archivo del papa emérito Benedicto XVI caminando por un jardín con su hermano, el obispo George Ratzinger, en Bresanona, Italia, en julio de 2008
Imagen de archivo del papa emérito Benedicto XVI caminando por un jardín con su hermano, el obispo George Ratzinger, en Bresanona, Italia, en julio de 2008

CIUDAD DEL VATICANO.- El papa emérito Benedicto XVI, de 93 años, regresará mañana al Vaticano después de visitar a su hermano, George Raztinger, en Alemania, informó la Diócesis de Ratisbona (Regesburg, en alemán) en sus redes sociales.

El Papa emérito viajó por sorpresa el pasado jueves a Alemania para visitar a su hermano, de 96 años, quien está enfermo ya que "podría ser la última vez que los dos hermanos se ven", explicó la Diócesis.

Te puede interesar: Benedicto XVI viaja a Alemania

"Está exhausto, pero lleno de alegría y el encuentro entre los dos hermanos fue conmovedor y un consuelo para ambos", añadió.

En estos días se divulgó la hipótesis de que Joseph Ratzinger pretendía quedarse con su hermano y no regresar a Roma, pero lo negó el Vaticano.

Se trata de la primera salida de Benedicto XVI del Vaticano desde su renuncia al pontificado en febrero de 2013, a excepción de viaje a Castel Gandolfo y una visita al hospital Gemelli de Roma, también para visitar a su hermano.

Misa y visita a un cementerio

Según se publicó en estos días, el Papa emérito celebró misa con su hermano en la residencia donde se aloja.

Ayer acudió al cementerio de Ziegetsdorf para rezar frente a las tumbas de sus padres, Maria Rieger y Joseph Ratzinger, y su hermana mayor Maria Theogona, quien falleció en 1991.

En silla de ruedas y acompañado

También se desplazó a Pentling, pueblo de solo 6,000 personas cerca de Ratisbona, donde visitó la casa donde vivió de 1969 a 1977, durante los años de su enseñanza universitaria, antes de ser nombrado arzobispo de Munich.

Benedicto XVI se mueve en silla de ruedas y está acompañado por su secretario particular Georg Gänswein, un médico, una enfermera, una de las mujeres consagradas que le cuidan en el Vaticano y el subcomandante de la Gendarmería vaticana.

Pekín duplica el número de pruebas diarios de ácido nucleico