in

Brasil entierra a las víctimas del trágico incendio

Familiares y amigos trasladan el féretro de Samuel Thomas de Souza

Los despiden con cariño

RÍO DE JANEIRO (EFE).— Brasil terminó de despedirse ayer lunes de los 10 jóvenes víctimas del incendio que devoró el viernes un centro de entrenamiento del club de fútbol Flamengo en Río de Janeiro, con la sepultura de los últimos atletas que murieron en la tragedia.

Entre muestras de cariño y solidaridad, fueron enterrados los últimos cinco atletas muertos por el siniestro, que tenían entre 14 y 16 años y jugaban en las divisiones inferiores del Flamengo.

El cuerpo de Samuel Thomas Rosa, de 15 años, quien jugaba como lateral derecho y que llegó a ser subcampeón de la Copa Votorantim y campeón de la Copa Nike, fue enterrado ayer lunes en el cementerio Vila Rosali, en Río de Janeiro.

Entre la conmoción y el dolor de la ceremonia se vieron muestras de solidaridad de la sociedad brasileña y de la afición flamenguista.

Mientras familiares y amigos de la víctima le daban el último adiós al joven Thomas, un grupo de aficionados se reunió a las puertas del cementerio para mostrar su apoyo con las víctimas.

La afición coreó el nombre de los 10 fallecidos y cantó el himno del Flamengo para honrar el recuerdo de los jóvenes y exhibir el cariño de los seguidores.

Algunos de los asistentes al entierro vestían camisetas con la fotografía del joven acompañada del mensaje “quien inventó la distancia nunca sintió el dolor de una nostalgia” y “donde quiera que estés, te voy a llevar siempre”.

Además del joven Thomas fueron enterrados en diferentes regiones del país los cuerpos de otras cuatro promesas del fútbol que fallecieron en la tragedia y que se suman a los otro cinco muchachos sepultados durante el fin de semana.

Jorge Eduardo Santos, de 15 anos, fue enterrado en el municipio de Além Paraíba, en el estado de Minas Gerais; Áthila Souza Paixão, de 14 años, en la localidad de Lagarto, en Sergipe; y Rykelmo de Souza Viana, de 16 anos, y Gedson dos Santos, 14 años, en la industrializada ciudad de Sao Paulo.

El incendió que golpeó el corazón del Flamengo, el club más popular de Brasil, conmocionó a toda la sociedad brasileña, que todavía lloraba a las víctimas de la tragedia de Brumandinho o de la tempestad que arreció a la capital fluminense.

El centro de entrenamiento del Flamengo, conocido como “Ninho do Urubu”, fue devorado por las llamas el pasado viernes, cobró la vida de los 10 jóvenes futbolistas y dejó a tres heridos, cuya condición de salud ha mejorado este lunes.

Cauan Emanuel recibió el alta ahyer, Francisco Diego está fuera de peligro y Jonathan Cruz Ventura, el más grave de los tres, presenta un cuadro médico estable.

El siniestro desató una ola de solidaridad con el Flamengo, que desde el pasado viernes no ha dejado de recibir mensajes de pesar de todos los equipos de Brasil y muchos de los más importantes clubes y jugadores.

 

Espacios para el buen comer

Cartón de Tony: Diagnóstico hemático