in ,

Busca “solución europea”

Refugiados participan en una manifestación para pedir ayuda a la Unión Europea

Alemania ofrece asilo a familias y niños refugiados

BERLÍN.— El gobierno alemán está dispuesto a acoger una parte sustancial de los refugiados del campo griego de Moria, no solo los menores que han quedado sin techo, sino también familias con niños, informaron fuentes del Ejecutivo.

Alemania trabaja para encontrar una “solución europea”, insistió el portavoz del gobierno, Steffen Seibert, respecto a la acogida de los más de 12,000 refugiados cuyo campamento en la isla griega de Lesbos quedó destruido por un incendio la semana pasada.

Sin embargo, y a la espera de la nueva propuesta en materia de asilo anunciada por la Comisión Europea (CE) para el 30 de septiembre, ofrecerá “ayuda rápida” a Grecia en la actual situación, lo que incluye la acogida de esos refugiados.

La semana pasada, el ministro de Interior Horst Seehofer, anunció que Alemania y Francia están dispuestas a recibir al grueso del grupo de 400 menores de Moria. En el caso de Alemania, se estima que serían entre 100 o 150 niños no acompañados.

El resto será reubicado por otros ocho países europeos —Finlandia, Luxemburgo, Holanda, Eslovenia, Croacia, Portugal y Bélgica, más la extracomunitaria Suiza— que asimismo se han comprometido a hacerlo.

La cifra relativa a los menores fue inmediatamente calificada de insuficiente tanto desde los Verdes y La Izquierda, en la oposición parlamentaria, como desde el gubernamental Partido Socialdemócrata (SPD), socio de coalición del bloque conservador de Angela Merkel.

La presidenta del SPD, Saskia Esken, instó ayer al Ejecutivo a ir más allá de lo hasta ahora comprometido ante la dimensión de la “catástrofe humanitaria” de Moria. Se espera que hasta el Consejo de Ministros de mañana haya una decisión al respecto.

Son varios los “Länder” —estados federados— que se han mostrado dispuestos a acoger a más refugiados de Moria, mientras se suceden asimismo los ofrecimientos de ayuntamientos para hacerse cargo de esas personas.

Presiones

Las presiones se han concentrado sobre el titular de Interior, Horst Seehofer, de la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), quien en la legislatura anterior representó la línea más dura contra la decisión de Angela Merkel de no cerrar las fronteras a los refugiados.

Alemania acabó recibiendo en el año más álgido de la crisis migratoria —2015— alrededor de un millón de refugiados, mientras Baviera exigía imponer un tope a la llegada de refugiados.

Seehofer fue el encargado el viernes de anunciar la disposición alemana de acoger a esos menores —aunque sin concretar una cifra—. Su colega de Cooperación y Ayuda al Desarrollo, Gerd Müller, asimismo de la CSU, se había pronunciado a favor de recibir hasta 2,000 refugiados de Moria.

Son muchos los pronunciamientos en el bloque conservador a favor de una acogida más generosa. La propia Angela Merkel consideró, en una reunión del grupo parlamentario conservador, que Alemania debe actuar rápido ante la tragedia de Moria, según cita el diario “Bild” de fuentes internas.

La gran coalición, que en la anterior legislatura estuvo varias veces al borde de la ruptura por las exigencias de Seehofer de limitar la acogida de refugiados, vuelve al terreno de las tensiones internas por la política de asilo.

Este fin de semana se conoció que el ministro Müller se retirará de la política tras las elecciones generales de 2021, lo que se relacionó con su tira y afloja personal con su correligionario Seehofer.

Critican a Kimberly Loaiza tras revelar colaboración con James Charles