in

Búsqueda contrarreloj

Un trabajador de rescate lleva una bolsa para cadáveres en el puerto de Tanjung Priok en Yakarta

Numerosa flota en intensa labor de identificación

YAKARTA (EFE).— Las autoridades indonesias continuaron ayer la búsqueda de restos de las víctimas y de las cajas negras del avión de la aerolínea Sriwijaya Air siniestrado el pasado sábado en el mar con 62 personas a bordo.

Los equipos de buceadores ya consiguieron recuperar algunos restos humanos y partes del aparato Boeing 737-524 y trabajan contrarreloj para encontrar el mayor número de pruebas para poder identificar a las víctimas fatales y explicar las causas del accidente.

Unas 2,600 personas, así como 53 barcos, 13 helicópteros y 18 lanchas, participan en las tareas de búsqueda en aguas del mar de Java cercanas a Yakarta, de donde despegó el avión siniestrado con destino a Pontiarak, en la isla de Borneo.

El portavoz de la Policía, Rusdi Hartono, informó en conferencia de prensa que los equipos forenses han identificado a la primera víctima mortal, un sobrecargo de 29 años llamado Okky Bisma.

De momento han recibido 17 bolsas con restos humanos, aunque no han revelado del número de personas a las que pertenecen.

Familiares del pasaje y la tripulación se han sometido a pruebas de ADN para identificar a las víctimas del avión, matriculado en 1994 y que se desplomó contra el mar al poco de despegar del Aeropuerto Internacional Sukarno-Hatta.

Las autoridades localizaron las cajas negras, que contienen datos del vuelo y grabaciones que ayudarán a investigar el siniestro, a unos 150 o 200 metros del lugar del accidente.

Los buzos tienen todavía que encontrar el punto exacto donde se hayan los dispositivos entre la maraña de restos de la aeronave que descansan a una profundidad superior a 20 metros en el fondo del mar, aunque las autoridades confían en que la recuperación de las cajas negras sea rápida.

Una de las turbinas del aparato, localizada y recuperada el domingo, ya se encuentra en puerto y los investigadores la revisan en busca de las primeras pistas que expliquen el incidente, informaron los equipos de rescate.

Las autoridades anunciaron la tarde del sábado que se había perdido el contacto con el Boeing a las 14:40 horas, unos trece minutos después del despegue y sin que el Transmisor Localizador de Emergencia (ELT) hubiera emitido aviso alguno.

En aquel momento, el avión había cambiado bruscamente de dirección y perdía altura a gran velocidad, lo que suscitó que la torre de control preguntara a los pilotos qué estaba sucediendo cuando, repentinamente, desapareció del radar.

De momento, se desconocen las causas del siniestro del avión, en el que viajaban 50 pasajeros, incluidos tres bebés y otros siete menores de edad, y doce tripulantes, todos ellos de nacionalidad indonesia.

El accidente del avión de Sriwajaya es el último de un largo historial de siniestros aéreos del vasto archipiélago indonesio y ha afectado a la tercera aerolínea del país y, de nuevo, a un modelo del fabricante estadounidense Boeing.

El 29 de octubre de 2018, un Boeing 737 Max 8 de la aerolínea de bajo coste Lion Air se estrelló en aguas del mar de Java a los pocos minutos de despegar de Yakarta después de que los pilotos tuvieran dificultades con los mandos del avión, un accidente similar al acaecido pocos meses después con el mismo modelo operado por Ethiopian Airlines.

La investigación llevada al cabo tras los accidentes mostró que un falló técnico provocaba descensos precipitados del aparato en pleno vuelo que no podían ser controlados por los pilotos, por lo que Boeing se vio obligada a realizar cambios en el diseño del sofware y tuvo que pagar compensaciones millonarias.

En cualquier caso, Indonesia, con más de 17,000 islas, es el país donde volar es más peligroso en Asia tras haber sufrido 104 accidentes aéreos civiles con 2.301 víctimas mortales desde 1945, según datos de la Red de Seguridad de la Aviación.

Esta tendencia a la siniestralidad había motivado que la Unión Europea impusiera entre 2007 y 2018 un veto a las aerolíneas indonesias por cuestiones de seguridad no resueltas, similar al que Estados Unidos decretó de 2007 a 2016.

El peor accidente de la historia de la aviación indonesia se generó en septiembre de 1997, cuando un Airbus de la aerolínea de bandera Garuda se estrelló en el norte de la isla de Sumatra, lo que resultó en la muerte de las 234 personas que viajaban a bordo.

 

Alcalde de Peto y su esposa, con Covid-19