in ,

China autoriza pruebas clínicas de tres vacunas para Covid-19

Imagen del 10 de abril de una trabajadora presentando una muestra de vacuna inactiva de Covid-19 en una planta del Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm), en Pekín (Foto de Xinhua)
Imagen del 10 de abril de una trabajadora presentando una muestra de vacuna inactiva de Covid-19 en una planta del Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm), en Pekín (Foto de Xinhua)

PEKÍN.- China aprobó la realización de pruebas clínicas de tres vacunas candidatas para el Covid-19, informó el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Una vacuna basada en vectores de adenovirus, desarrollada por un equipo de investigación liderado por Chen Wei, miembro de la Academia de Ingeniería de China e investigadora del Instituto de Medicina Militar, fue la primera en ser aprobada para el ensayo clínico.

Te puede interesar: Esta semana se podrá estimar si transmisión de Covid-19 ha reducido

Wu Yuanbin, director general de ciencia y tecnología para desarrollo social del ministerio, informó que la primera fase de las pruebas clínicas se completó a finales de marzo y la segunda comenzó el 12 de abril.

Se trata de la primera vacuna contra Covid-19 en el mundo que entró a la segunda etapa de ensayos clínicos, según la Organización Mundial de la Salud.

Hombre de 84 años, el voluntario más anciano

Acompañado de su hija, Xiong Zhengxing, un hombre de 84 años de edad de Wuhan recibió la vacuna el 13 de abril, convirtiéndose en el voluntario más anciano en la segunda etapa de la prueba clínica.

En comparación con la primera fase, en la segunda se elimina el límite de edad, a fin de permitir la participación de voluntarios mayores de 60 años.

Como los ancianos representan alto porcentaje de los pacientes con Covid-19 cuya condición llega a ser grave la vacuna debe construir un escudo de seguridad para ellos, explicó Chen.

¿Cómo funciona la vacuna?

"Tomando el adenovirus defectuoso modificado como el vector, el inmunizante porta el gen de proteína de pico del coronavirus, la de superficie principal usada por el virus para unirse a un receptor para invadir células, a fin de que el cuerpo del sujeto produzca la memoria inmunológica de la proteína.

Cuando el coronavirus real ataca, el cuerpo identificará su proteína de pico y suspenderá su invasión, de acuerdo con Chen.

Los 108 voluntarios que completaron la primera fase de la prueba clínica el 27 de marzo concluyeron la observación médica centralizada y están en buena condición.

Voluntarios en la segunda fase

La segunda fase reclutará a 500 voluntarios e introducirá el grupo de control placebo para evaluar mejor la inmunogenicidad y seguridad de la vacuna.

Hasta las 17:00 horas del 13 de abril 273 voluntarios fueron vacunados.

La segunda y tercera aprobadas para pruebas

Una vacuna inactivada candidata desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Wuhan, del Grupo Farmacéutico Nacional de China (Sinopharm) y el Instituto de Virología de Wuhan de la Academia de Ciencias de China, también fue aprobada para pruebas clínicas el 12 de abril, dijo Wu.

La tercera, otra candidata desarrollada por Sinovac Research and Development Co. Ltd., una compañía con sede en Pekín, fue aprobada el 13 de abril, agregó.

"Al usar microorganismos patógenos destruidos para fortalecer la inmunogenicidad, las vacunas inactivadas tienen ventajas de proceso de producción maduros, estándares de calidad controlables y un rango de protección amplio", declaró Wang Junzhi, académico de la Academia de Ingeniería de China.

Para producirla, los investigadores cultivan virus vivos en gran escala en laboratorios P3, que cuentan con estándares de bioseguridad relativamente altos, añadió Wang.

Expertos fueron invitados a ofrecer instrucciones de proceso completo en los experimentos animales preclínicos de las vacunas, incluidos experimentos de toxicidad aguda, de toxicidad reiterada y de inmunogenicidad, indicó.

Pasaron las inspecciones

Las muestras de las pruebas clínicas pasaron las inspecciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos y los Institutos Nacionales de Control de Alimentos y Medicamentos, añadió.

China estableció un fundamento sólido para la investigación de vacunas inactivadas en los años recientes.

Han sido utilizadas ampliamente para combatir la hepatitis A, la influenza, la enfermedad de manos, pies y boca y la poliomielitis, apuntó.

La seguridad y efectividad de las vacunas inactivadas pueden ser juzgadas por los estándares aceptados internacionalmente, señaló Wu.

Síguenos en Google Noticias

Adidas, con préstamo de emergencia de 3,000 millones de euros