in ,

China reporta 41 víctimas fatales por nuevo virus

Los festejos por el Año Nuevo Lunar se vieron afectados por el brote de coronavirus en Pekín y toda China. A la izquierda

Temen se extienda la crisis

GINEBRA (EFE y AP).— La Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntó ayer a que el número de casos del coronavirus originado en Wuhan (centro de China) seguirá aumentando en los próximos días, al intensificarse los controles en ese país, pero señaló que es pronto para llegar a conclusiones sobre la gravedad del virus.

“Al principio el foco estaba en los peores casos, quizá se ignoraron los de menor gravedad, gente que solo se sintió ligeramente enferma y no se sometió a pruebas, pero ahora que la vigilancia se intensificó seguramente habrá más casos”, indicó en rueda de prensa el portavoz de la OMS Tarik Jasarevic.

La fuente oficial reiteró que no existe un tratamiento específico del coronavirus, pero aclaró que eso no significa que los pacientes no puedan ser tratados, siguiendo otras guías generales para personas afectadas por similares enfermedades respiratorias similares.

“Estamos trabajando al máximo para intentar comprender el virus, cómo diagnosticarlo, y ver qué funciona y qué no contra él, pero aún estamos en una fase inicial”, subrayó.

Un comité de emergencia de la OMS decidió el jueves, tras dos días de reuniones, no declarar por ahora una emergencia internacional ante el brote de Wuhan, a la luz de las medidas de contención tomadas por China, que han incluido bloquear la salida de personas en cerca de una decena de ciudades del país.

China reportó hoy un fuerte aumento en el número de personas infectadas con un nuevo virus: 1,287 casos, con 41 fallecimientos, mientras ampliaba una cuarentena para abarcar a 36 millones de personas.

La Comisión Nacional de Salud indicó que el conteo abarca 29 provincias chinas e incluye 237 enfermos en condición grave. Los 41 decesos han sido todos en China, de los cuales 39 se registraron en la provincia de Hubei, uno en Hebei y uno en Heilongjiang.

En el extranjero

Mientras tanto, Australia anunció su primer caso: un varón chino de cincuenta y tantos años que regresó de China la semana pasada. Francia dijo que tres personas enfermaron por el virus, la primera vez que aparece esta dolencia en Europa. Y Estados Unidos reportó su segundo caso, una mujer de Chicago de poco más de 60 años que fue hospitalizada tras regresar de China.

El brote ha opacado la celebración del Año Nuevo Lunar, la festividad más importante del país, que empieza hoy. Las autoridades cancelaron muchas celebraciones públicas y diversos eventos en Pekín y otras grandes ciudades.

En Wall Street, las acciones cayeron ante los temores por la creciente crisis: el promedio industrial Dow Jones perdió 170 puntos y el S&P 500 registró su peor día en tres meses. Las compañías de servicios de salud sufrieron pérdidas, al igual que instituciones financieras, aerolíneas y otras empresas relacionadas con el sector turístico y de viajes.

El transporte ha quedado paralizado en Wuhan —una urbe de 11 millones de habitantes en el centro del brote—, y en al menos otras 12 ciudades de la provincia central de Hubei, las cuales suman una población mayor que las de Nueva York, Londres, París y Moscú combinadas.

Los hospitales en Wuhan enfrentaban una oleada de pacientes y falta de suministros. En vídeos que circulaban en internet podía verse a gran cantidad de personas con mascarillas en el rostro que hacían fila para ser examinadas, y algunas se quejaban de que familiares suyos fueron rechazados por hospitales saturados.

Las autoridades de Wuhan y otras partes solicitaron medicinas, equipo de desinfección, mascarillas, gafas protectoras, batas y otros artículos de protección.

Funcionarios en Wuhan indicaron que están construyendo rápidamente un nuevo hospital para hacer frente a la crisis, el cual será concluido el 3 de febrero. Su diseño estará basado en un hospital contra el SARS, erigido en Pekín en solo seis días durante el brote de ese síndrome respiratorio agudo grave.

Aún se desconoce qué tan delicada es la crisis.

El nuevo virus proviene de una amplia familia de los llamados coronavirus, algunos de los cuales solo generan un resfriado común. Los síntomas causados por el nuevo virus son similares a los de la influenza y el resfriado: tos, fiebre y dificultad para respirar, pero puede complicarse y generar neumonía.

Pero no está claro qué tan letal es este coronavirus, y ni siquiera si es tan peligroso como la gripe ordinaria, que cada año genera la muerte de decenas de miles de personas tan sólo en Estados Unidos. Los científicos dicen que tampoco se sabe si se contagia con tanta facilidad como el SARS, su primo genético, que también se originó en China y dejó unos 800 muertos en 2002-2003.

El rápido incremento en los casos reportados no significa necesariamente que la crisis está empeorando. Podría solo ser reflejo de una mejor vigilancia y de un mejor reporte de los nuevos casos detectados.

Apoyo médico

China envió casi 600 efectivos entre médicos y personal sanitario a la ciudad de Wuhan para ayudar en la lucha contra el nuevo coronavirus, surgido en esa urbe y causante de la neumonía que ha dejado ya 41 muertos entre los 1,287 contagiados diagnosticados, informó ayer la prensa local.

Trabajarán en Wuhan

Se trata de expertos en salud respiratoria, enfermedades infecciosas, control de infecciones y cuidados intensivos y se repartirán en los hospitales de Wuhan.

Síguenos en Google Noticias

Corrupción detrás del desabasto de medicinas