in

Columna 7. La economía fallida

Por Carlos Enrique Pacheco (*)

La economía planteada tanto por los teóricos antiguos y todavía los actuales, prefiere ignorar la realidad de la vida y no quieren ver la “Mano Invisible” planteada por lo que continúan con sus viejos sueños que no son más que cuentos de hadas en pro del Capital Egoísta; la mano no es invisible, existe, pero prefieren ignorarla. Cuando su servidor menciona su existencia, me refiero a los pobres y a los que son víctimas de los capitales tóxicos que viven a expensas de los que sufren y no tienen acceso a una vida digna en todos los sentidos.

Un economista amigo mío publicó, en este mismo Diario, que los pocos recursos asignados por el gobierno federal eran insuficientes para crear empleos y dotar de infraestructura a los estados, comparando cifras, como acostumbra, a nivel macroeconómico, pero no aterriza a nivel microeconómico, me parece que le falta tomar agua del pozo.

Me permito aclarar que no soy político tóxico tras un hueso para vivir del erario; creo que la sociedad aporta para tener una ciudad digna, segura, educada, con los servicios públicos que requieren como, energía eléctrica, agua y otros que son indispensables para subsistir sobre todo con la pandemia del coronavirus; se vive un mundo con terror y el terror paraliza y nos impide ser productivos, la verdad que se vive, siempre tiene otras verdades, está llena de confusiones en un ambiente VUCA es decir muy volátil, con incertidumbre, complejidad y ambiguo; tampoco comulgo con el comunismo, que también vive en un mundo irreal, ni el socialismo mal entendido, sólo creo en el bien común.

Nos falta salir de la zona de confort y visitar los municipios, las comunidades sin poses y fotos en las redes sociales besando niños, ancianos y urdiendo hamacas o sembrando arbolitos en las tierras que les han quitado a los campesinos convirtiéndolos en carpetas de cemento. Parece ser que la ética y las leyes se establecen sólo para los que lucran a costa de los desposeídos, nuestros semejantes no se merecen este trato.

Es inconcebible que la OMS aún esté tratando de ver cuál fue el origen del virus, puesto que en sus inicios lo pudo frenar cerrando fronteras de inmediato con China para evitar su propagación. No hay buenas estrategias, se trabaja con burbujas que nublan la vista, por ejemplo, me parece que China está a años luz de abrirse a la democracia a pesar de su alto potencial económico y persiste como en todos los países la corrupción a pesar de existir en la actualidad Unidades de Inteligencia Financiera que tratan de frenar esta práctica, da la impresión que no se podrá erradicar mientras la riqueza sea el fin último de los grandes capitales que juegan con el sudor de los pobres.

Los que tienen el poder deben ser concientes del mandato de los ciudadanos. Su impacto será mínimo.— Mérida

Doctor en análisis estratégico y desarrollo sustentable por la Universidad Anáhuac campus Mayab

Texto

Se pasa el alto y lo arrollan en el Periférico