in ,

Compara con Hitler a políticos actuales

El papa Francisco habla con una doctora durante una visita al Centro Médico Solidario en la Santa Sede

El papa Francisco crea un centro para indigentes

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).— El papa Francisco comparó ayer con el dictador alemán Adolfo Hitler a los políticos que atacan a judíos, gitanos y homosexuales, durante una audiencia con los asistentes al XX Congreso Mundial de penalistas.

En un extenso discurso, el Pontífice denunció y expresó su preocupación por los “episodios de odio” que actualmente se registran en la sociedad, que atribuyó a poderes políticos a los cuales no citó expresamente.

“Se registran episodios por desgracia no aislados, ciertamente necesarios de un análisis profundo, en los que encuentra desahogo el malestar social de los jóvenes y de los adultos”, alertó el Papa ante los miembros de la Asociación Internacional de Derecho Penal.

En este sentido, el líder católico explicó que “no es raro que a veces reaparezcan emblemas y acciones típicas del nazismo”.

“Les confieso que cuando escucho algún discurso de algún responsable del orden o de gobierno me vienen a la mente los discurso de Hitler”, señaló.

En su opinión, “son acciones típicas que, con sus persecuciones contra los judíos, los gitanos o las personas de orientación homosexual, representan el modelo negativo por excelencia de la cultura del descarte y del odio”.

“Así se hacía en aquella época y actualmente renacen estas cosas”, advirtió.

El Papa llamó a estar vigilantes en el ámbito civil y eclesiástico para evitar cada posible compromiso —que se presupone involuntario— con estas degeneraciones.

Por otra parte, el Sumo Pontífice hizo de un palacio del siglo XIX una residencia que acogerá día y noche a los mendigos de la capital y que será gestionada por la Limosnería Apostólica y por la Comunidad de Sant’Egidio.

El propio Francisco acudió ayer a la inauguración de este nuevo centro, que se suma a la barbería, las duchas o el ambulatorio temporal que ha hecho instalar en la plaza de San Pedro y que llega dos días antes de la III Jornada Mundial de los Pobres.

“La belleza cura”

Francisco fue acogido en el edificio por el limosnero, el cardenal polaco Konrad Krajewski, entre otros, y procedió a visitar sus instalaciones, como las habitaciones o la capilla, ante lo que comentó “la belleza cura”, informó la Santa Sede en un comunicado.

Además conversó con algunas personas que residirán en el lugar y con sus voluntarios, algunos de ellos sin techo en el pasado y que ahora trabajan en este nuevo centro.

El edificio, al lado de la columnata de Bernini, cuenta con cuatro pisos y unos 2,000 metros cuadrados y es de propiedad del Vaticano desde que lo recibiera donado en 1939 por la familia Migliori.

Hasta hace pocos meses era usado por una congregación de monjas y una vez que se marcharon y el edificio quedó vacío, el Papa ha querido que fuera reconvertido en un centro de acogida para personas sin hogar, con un aforo nocturno de 50 personas.

Aunque su capacidad de acogida podrá aumentar en los días más fríos del invierno romano.

Se trata de un edificio construido a principios del siglo XIX, con interiores elegantes y estilo nobiliario, con ascensor, lo que permitirá el acceso a los ancianos y discapacitados.

Quienes duerman bajo su techo también tendrán cena y desayuno, y durante el día los voluntarios prepararán más de 250 menús calientes para repartirlos, como en años anteriores, en las inmediaciones de las estaciones ferroviarias de la ciudad.

Las obras han sido pagadas con el dinero recaudado con la venta de los tradicionales pergaminos con la bendición apostólica y con las donaciones de privados.

Y de su mantenimiento económico se ocuparán la Limosnería Apostólica y la propia Comunidad de Sant’Egidio.

Schwarzenegger dice que vicente Fox lo inspiró en política