in

Cyril Aggett, el abuelito que come en una escuela para no estar solo

A sus 86 años, Cyril Aggett encontró en un comedor estudiantil el refugio necesario para salir de la depresión, en la cual cayó después de la muerte de su esposa a mediados de 2019.

En entrevista con el medio inglés This Morning, citado por Publímetro, Aggett cuenta que desde hacía 15 años, su mujer Shirley y él asistían al comedor de Coombe Dean; ubicado en la ciudad de Playmouth, al sur de Inglaterra. La pareja disfrutaba de la comida de este lugar, que además tiene precios accesibles ya que está dirigido a estudiantes.

Tras la muerte de Shirley, el adulto mayor dejó de asistir al comedor, porque prefería quedarse encerrado en su casa. Recuerda que pasó dos meses levantándose hasta después del mediodía, y entonces encendía el televisor.

Los estudiantes buscaron a Aggett

Los estudiantes acompañan a Cyril Aggett mientras come y platican con él para que no se sienta solo. Foto de Internet

Los estudiantes notaron la ausencia de Aggett por lo que pidieron a las autoridades educativas llamarle para preguntar si todo estaba bien, fue entonces que se enteraron de la pérdida de su mujer, víctima del cáncer.

La escuela decidió entonces invitar al adulto mayor a comer gratuitamente en el plantel, donde los estudiantes se han encargado de acompañarle.

Cyril Aggett confiesa que gracias a esa intervención logró salir de la depresión que le embargó la pérdida, aunque considera que fue su mujer quien le mandó esta oportunidad.

“Creo que fue Shirley la que me dijo ‘ponte los calzoncillos y sal a la calle’. Volver aquí me sacó de mi cueva otra vez”, compartió para el medio en inglés.

Desde octubre pasado, el viudo de 86 años asiste de lunes a jueves al comedor (que no labora viernes), para convivir con los estudiantes y seguir disfrutando de la comida.

Síguenos en Google Noticias

Lengua maya y lenguaje de señas, obligatorios en las primarias de Yucatán

Taxistas bloquearían calles de la Plaza Grande