in

Defienden la democracia

Pie de foto

Londres convoca a embajador en protesta por golpe

LONDRES (EFE).— El gobierno británico convocó ayer al embajador de Birmania en el Reino Unido para condenar el uso de la violencia policial contra manifestaciones pacíficas en ese país tras el golpe de Estado perpetrado por el ejército el pasado 1 de febrero.

El secretario de Estado británico para Asia, Nigel Adams, citó al representante diplomático birmano en Londres, Kyaw Zwar Minn, por segunda vez este mes para rechazar la represión de las protestas, que ha causado hasta la fecha al menos dos muertos y decenas de heridos.

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores, Adams insistió en que el uso de la fuerza fue completamente reprobable y debe detenerse y reiteró su condena al golpe militar y a la detención arbitraria de civiles, entre ellos la líder electa del país y premio nobel de la paz Aung San Suu Kyi.

El secretario de Estado británico para Asia pidió la liberación inmediata de los presos y abogó por un retorno pacífico a la democracia en Birmania.

“El Reino Unido continuará trabajando en estrecha colaboración con sus socios internacionales para condenar el golpe, apoyar la democracia y pedir cuentas a los militares por su violenta respuesta a las protestas pacíficas”, aseguró un portavoz del Foreign Office.

Aboga por los rohinyás

Por otra parte, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) pidió ayer el “rescate inmediato” de un número indeterminado de refugiados rohinyá que llevan varios días a la deriva, sin agua y comida, en el mar de Andamán.

El barco partió hace unos diez días desde la red de campos de refugiados en Cox Bazar, en Bangladés, donde más de 725,000 rohinyás viven desde la campaña de limpieza étnica lanzada en 2017 por el Ejército de Birmania contra esta etnia no reconocida en el país.

“Muchos se encuentran en una condición muy vulnerable y aparentemente sufren una deshidratación extrema. Entendemos que varios refugiados han perdido la vida y que las muertes aumentaron en las últimas 24 horas”, apuntó ayer en un comunicado Indrika Ratwatte, director de Acnur en la oficina para Asia y Oceanía, en Bangkok.

El navío, del cual se desconoce su actual ubicación, quedó hace más de una semana a la deriva tras estropearse el motor y desde hace varios días los pasajeros se han quedado sin víveres, apuntan al organismo varios de los afectados.

Acnur pide a las autoridades marítimas de los países bañados por el mar de Andamán, como Tailandia y Malasia, que inicien una operación de búsqueda y rescate; y de encontrarlos en sus aguas territoriales los trasladen a tierra firme.

Esta situación recuerda a la crisis de refugiados de 2015, cuando miles de rohinyás quedaron a la deriva en barcos durante semanas después de que las autoridades de Tailandia y Malasia desmantelaran las redes de tráfico de personas que los transportaban a dichos países desde Birmania.

Tras el desmantelamiento de la red de tráfico humano el tránsito de barcos ha disminuido notablemente, aunque el año pasado Indonesia rescató varios navíos cargados con rohinyás que habían quedado a la deriva tras partir desde Bangladés.

Las guardas costeras tailandesa, malasia e indonesia impidieron en un principio el desembarco de aquellas embarcaciones en sus respectivas costas, pero un grupo de pescadores de Aceh rescató a varios barcos, en contra de la prohibición expresa de la Marina indonesia, y finalmente las autoridades de la región accedieron a permitir la llegada de los refugiados.

Tras el desmantelamiento de la red de tráfico humano el tránsito de barcos ha disminuido notablemente, aunque el año pasado Indonesia rescató varios navíos cargados con rohinyás que habían quedado a la deriva tras partir desde Bangladés.

La inmensa mayoría de rohinyás son apátridas a los que el gobierno birmano arrebató la ciudadanía a principios de los años noventa y ha sometido durante decenios a un régimen de discriminación por considerarlos inmigrantes ilegales procedentes de Bangladés, a pesar de que llevan generaciones viviendo en el estado de Arakán (en el oeste de Birmania).

Preocupa el trato a menores

Cartón de Tony: ¿Y yo por qué? Región 4