in ,

Demandarán a Trump

Soldados inspeccionan el lugar del bombardeo iraní en la base aérea de aérea Ain al-Asad

EE.UU. asegura que el pueblo “odia” a Teherán

TEHERÁN (Notimex y EFE).— Seyed Ebrahim Yayeesi, jefe del cuerpo de justicia de Irán, anunció ayer que llevarán a una corte internacional al presidente estadounidense, Donald Trump, por haber ordenado el asesinato del jefe del cuerpo de élite de las Guardias de la Revolución Islámica, Qassim Soleimani.

La demanda será llevada de manera conjunta por la agencia de Derechos Humanos, la cancillería de Irán y otras oficinas del gobierno del país islámico, a fin de hacer que el mandatario rinda cuenta por sus actos, aseguró de acuerdo a un despacho de la agencia iraní de noticias Fars.

Mientras tanto en un tuit el mandatario estadounidense insistió, la mañana de ayer, en que Soleimani estaba organizando un ataque terrorista inminente.

El tuit del mandatario está dirigido a los medios y sus “socios demócratas que siguen preguntándose si los futuros ataques a cargo de Soleimani eran o no inminentes. La respuesta es sí”, escribió el líder.

En la capital iraní Yayeesi señaló que la demanda será presentada mientras Donald Trump siga en el poder y después de que lo deje. No lo dejaremos solo y debe comparecer en un tribunal internacional, puntualizó.

Soleimani murió por un ataque de drones estadounidenses en el aeropuerto de Bagdad el pasado 3 de enero, ocasión en que también perecieron varios funcionarios militares de Iraq, entre ellos Abu Mahdi al-Muhandis, subjefe de las Fuerzas de Movilización Popular.

El domingo el secretario estadounidense de Defensa, Mark Esper, reconoció que él “no vio” una evidencia específica de los ataques que presuntamente planeaba Soleimani, “pero yo creí que tales ataques podrían ocurrir”, señaló en un programa de la cadenas CBS.

Estados Unidos considera que tiene el tiempo de su lado ya que el pueblo iraní “odia” a las actuales autoridades de Teherán y está “cansado de su brutalidad”, indicó ayer en una entrevista con Efe, Brian Hook, el encargado de Irán del Departamento de Estado.

“Nuestra posición en los últimos tres años es que el pueblo iraní odia este régimen, están cansados de su brutalidad; de que su dinero sea gastado en guerras extranjeras y de unas fuerzas armadas incapaces de mantenerse en paz con sus vecinos”, aseveró Hook en la sede del Departamento de Estado en Washington, al comentar las recientes protestas en el país.

“Todo lo que estamos viendo es exactamente lo que anticipábamos”, afirmó.

Hook reiteró las exigencias expresadas por el líder estadounidense, este fin de semana a las autoridades iraníes por las protestas.

“Hemos exigido que no haya represión contra los manifestantes como ocurrió en noviembre, y el presidente Trump continúa esperando un cambio en el comportamiento por parte de las autoridades iraníes”, apuntó.

En ese sentido, se mostró cauto: “El pueblo iraní merece un gobierno mejor, más representativo, pero ese futuro debe ser escogido por el pueblo iraní”.

Las protestas no son de gran envergadura debido al miedo a la represión, temores que no son infundados ya que en las manifestaciones de noviembre pasado por el aumento del precio de la gasolina murieron al menos 304 personas y miles fueron detenidas, según datos de Amnistía Internacional.

“Ahora el régimen está encarando diversos desafíos grandes: descontento social en casa, está financieramente en bancarrota, sus aliados están cada vez más débiles, y han perdido a su comandante principal (Qassim Soleimani)”, dijo Hook.

Preguntado acerca de la posibilidad de sentarse en una mesa para negociar un nuevo acuerdo nuclear con Teherán, el funcionario estadounidense y asesor del secretario de Estado, Mike Pompeo, señaló que no hay urgencia por parte de Washington.

“El presidente ya dijo que no tiene prisa. El tiempo está de nuestro lado, no del lado del régimen”, subrayó.

E insistió, una vez más, en que Washington no busca la confrontación bélica.

“El presidente no está buscando una guerra, quiere solucionar estas cuestiones de manera diplomática —explicó—. Pero el régimen ha tomado muy malas decisiones, y estas decisiones se han vuelto en su contra”.

Justificó, asimismo, la operación militar estadounidense que mató a Soleimani el pasado 3 de enero en Bagdad con el argumento de que Estados Unidos contaba con “prueba sólida de que el riesgo de no hacer nada era mayor que el de abatirlo, dada la inminencia” de un ataque contra intereses estadounidenses en la región.

“Medio Oriente es hoy más seguro, y acabar con él fue la decisión correcta”, sostuvo.

De cara al futuro, Hook dejó claro que las posibles conversaciones con Teherán deben incluir como condiciones el fin “del programa nuclear y los misiles de Irán, así como la agresión regional, todas las cosas que han contribuido a desestabilizar Medio Oriente”.

“Hemos aplicado más sanciones la pasada semana, y tenemos preparadas aún más hasta que el régimen tome las decisiones adecuadas”, subrayó sobre la continuada asfixia económica por parte de Washington a Teherán en los últimos dos años.

En el año pasado, el valor del rial, la moneda iraní, ha perdido un 60% de su valor respecto al dólar y el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó una contracción económica del 9.5% al cierre de 2019.

Los iraníes están consternados y furiosos desde que la Guardia Revolucionaria reconoció hace dos días que disparó un misil por error contra el Boeing 737 de Ukraine International Airlines (UIA), causando la muerte de sus 176 ocupantes, en su mayoría compatriotas.

La indignación es elevada debido a que durante dos días las autoridades negaron que el avión hubiera sido derribado por un misil, pese a que varios países como Canadá denunciaron esta posibilidad.

El trágico disparo accidental se generó en medio de la espiral de tensión entre Estados Unidos e Irán tras el asesinato Soleimani, y la amenaza de respuesta de Teherán, que lanzó más de una decena misiles balísticos contra dos bases militares con estadounidenses en el oeste y el norte de Iraq.

Informe

Las tropas estadounidenses fueron informadas horas antes de que su base en Iraq fuera blanco del ataque de Irán.

Orden de desalojo

A las 11:00 de la noche del 7 de enero, la teniente Antoinette Chase ordenó a las tropas estadounidenses estacionadas en la base aérea Ain al-Asad realizar un cierre de emergencia. A las 11:30 de la noche, dio la orden de dirigirse a los refugios.

Sin víctimas

El primer ataque se registró alrededor de la 1:35 de la madrugada del 8 de enero y el bombardeo continuó por cerca de dos horas sin causar víctimas.

Síguenos en Google Noticias

Acusado de corrupción un juez clave en el lío de las luminarias

Empiezan los preparativos para el Tianguis Turístico