in

Demócratas son mayoría en la Cámara Baja, Republicanos en el Senado

WASHINGTON, (El País).- Los demócratas han logrado poner fin esta noche a ocho años de mayoría republicana en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, una victoria que vaticinaban las encuestas y que, a falta de conocer su holgura, supone un freno al presidente, Donald Trump, para aprobar polémicos proyectos como el muro o la liquidación de la reforma sanitaria en el Congreso, pese a que los republicanos mantendrían el control del Senado.

Te puede interesar: Demócratas recuperan mayoría en Cámara de Representantes

La proyección de las cifras de recuento de las elecciones legislativas, a falta de la mayoría de Estados del oeste, apuntan a que los demócratas han vencido en la Cámara Baja logrando al menos los 23 asientos que necesitaban arrebatar a los conservadores para hacerse con la mayoría, un número que podría ampliarse hasta en otros 10 escaños.

Te puede interesar: Republicanos son mayoría en el Senado con candidatos afines a Trump

Los comicios, caracterizados por una alta participación, dibujan un Congreso con más mujeres y más diversidad racial y religiosa que nunca.

Republicanos

Mantuvieron esta noche la mayoría en el Senado de EE.UU. en los comicios de mitad de mandato, según las proyecciones de resultados de los medios locales. Gracias a candidatos afines al presidente estadounidense, Donald Trump.

Las proyecciones indicaban ya que los republicanos se habían hecho con al menos tres escaños que hasta ahora estaban en manos demócratas, lo que apunta a que podrían aumentar la mayoría de 51-49 que venían ostentando hasta ahora.

Aunque aún no se puede confirmar el número exacto de escaños de ventaja con los que contarán los republicanos a partir del próximo enero, cuando tome posesión el nuevo Congreso, las proyecciones de resultados confirman las encuestas de los últimos meses, que apuntaban a una mayoría conservadora en la Cámara Alta.

Demócratas

Recuperaron el control de la Cámara de Representantes, en lo que fue visto como una “derrota significativa” para el presidente Donald Trump.

Los demócratas solo requerían 23 ganancias netas para arrebatar el control de la Cámara de Representantes a los republicanos, que asumieron la mayoría del órgano legislativo desde 2010.

El control demócrata de la Cámara de Representantes podría derivar en la reapertura de la investigación de la injerencia rusa en las elecciones y en oposición a las prioridades de Trump, como el muro en la frontera con México y el fin de Obamacare.

Todavía no existen cifras finales de la nueva composición del Congreso, las cadenas proyectaron que los demócratas tendrán suficientes escaños netos adicionales para ser mayoría a partir de 2019.

Gubernaturas

En las elecciones también estaban en juego 36 gobernaciones. Hasta el momento ya 10 candidatos republicanos y 10 demócratas fueron elegidos como gobernadores.

Los republicanos ganaron en Massachusetts, Arkansas, Texas, Florida, Tennessee, Vermont, Maryland, Dakota del Sur, Idaho y Wyoming.

Mientras que los demócratas ganaron en Illinois, Pensilvania, Colorado, Michigan, California, Minnesota, Nuevo México, Wisconsin, Nevada y Nueva York. – Redacción con información de agencias.

 

Kemba se sigue luciendo

Hablarán de energías alternas