in

Descarta una invasión

El líder supremo de Irán

Trump enviaría más soldados al Golfo Pérsico

WASHINGTON (EFE).— El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, rechazó ayer que su gobierno esté estudiando la posibilidad de desplegar a 120,000 militares en Medio Oriente debido a la creciente tensión con Irán, aunque aseguró que estaría dispuesto a enviar a “muchísimos” más soldados a la región.

“¿Lo haría? Absolutamente, pero no hemos hecho planes y espero que no tengamos que hacerlos. Pero si los hiciéramos, mandaríamos a muchísimas más tropas que esas”, declaró Trump a los periodistas instantes antes de partir rumbo a Luisiana, donde participó en algunos actos de campaña.

Con estas palabras, el mandatario desmentía una información publicada este lunes por el periódico “The New York Times” que señalaba que la Casa Blanca evalúa la posibilidad de enviar 120,000 soldados a la zona del golfo Pérsico para hacer frente a Irán.

Trump no dudó en calificar dicha información de “noticia falsa”.

De acuerdo con el diario neoyorquino, fue el propio secretario de Defensa en funciones, Patrick Shanahan, quien presentó el plan en una reunión celebrada la semana pasada, a la que asistieron los principales asesores de seguridad nacional del presidente.

El plan no contemplaría una invasión de Irán, para la que harían falta más efectivos, según la fuente.

El propio presidente estadounidense advirtió este lunes a Irán que “sufrirá mucho” si actúa contra los intereses de Estados Unidos, en un momento de fuertes tensiones entre ambos países y de roces entre Teherán y sus vecinos en el golfo Pérsico.

La tensión en el golfo Pérsico aumentó desde que Washington anunció en abril pasado el fin de las exenciones que había concedido a ocho naciones o territorios para que siguieran comprando petróleo a Irán pese a la retirada de Estados Unidos del pacto nuclear con ese país.

Choques

Como consecuencia, las autoridades iraníes amenazaron con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz, por el que cruza una gran parte del crudo mundial, si las sanciones impuestas por Estados Unidos tras retirarse del acuerdo nuclear de 2015 impiden sus exportaciones de petróleo, vitales para la economía del país persa.

Estados Unidos respondió con el despliegue de su portaaviones USS Abraham Lincoln en aguas del golfo Pérsico y con el envío de una flota de bombarderos B-52 a la base estadounidenses de Al Udeid, en Catar.

Tensión Declaraciones

La tensión entre Irán y Estados Unidos aumentó desde que Washington anunció nuevas sanciones contra Teherán

Descarta el diálogo

El líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Khamenei, descartó ayer cualquier conversación con el gobierno estadounidense sobre los temas controvertidos.

Se niega a ceder

Estados Unidos desea que Irán negocie sobre su “arma defensiva” y reduzca el alcance de sus misiles y ha exhortado a Irán a hablar de su estrategia regional, dijo el líder iraní. “Por consiguiente, las conversaciones (sobre estos temas) son básicamente erróneas”, dijo Khamenei.

Responderá a amenazas

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, aseguró ayer que Estados Unidos no busca una guerra con Irán, aunque advirtió de que responderá si sus intereses se ven amenazados por la República Islámica.

Selena Gómez causa asombro en el Festival de Cannes

Cartón de Tony: Un clima de optimismo