in

Despega nave rusa

Los astronautas Andrew Morgan (Estados Unidos)

Soyuz rumbo al espacio como un tributo a Apolo 11

MOSCÚ (EFE).— La nave rusa Soyuz MS-13 con tres tripulantes a bordo despegó ayer desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán) con rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI).

La Soyuz despegó a la hora prevista, las 21.28 (16.28 GMT), con ayuda del cohete portador Soyuz-FG y se acoplará a la plataforma orbital dentro de seis horas tras dar cuatro vueltas alrededor de la Tierra.

Sus tripulantes, el ruso Alexandr Skvortsov, el estadounidense Andrew R. Morgan y el italiano Luca Parmitano, llevan en sus escafandras un distintivo especial para conmemorar el 50o. aniversario de la misión del Apolo 11 a la Luna.

El distintivo, que guarda un gran parecido con el original, incluye un águila, la Luna y la Tierra, “así como tres estrellas que se leen como la cifra romana 50”, según explicó Parmitano.

Al igual que hace 50 años, la insignia de la Soyuz MS-13 no incluye los nombres de los astronautas, porque sus resultados, como los de Apolo 11, “pertenecerán a toda la Humanidad”.

Se trata del segundo viaje a la EEI de Parmitano y el primero del astronauta estadounidense, mientras para el cosmonauta ruso esta será su tercera misión.

Parmitano y Skvortsov permanecerán en la estación 201 días, hasta el 6 de febrero de 2020, mientras Morgan será inquilino de la plataforma hasta el 1 de abril del próximo año, es decir, 256 días. Los astronautas se sumarán a la tripulación que se encuentra en la EEI desde marzo pasado: el cosmonauta ruso Alexéi Ovchinin y los astronautas estadounidenses Christina Hammock Koch y Nick Hague.

Durante su estada la nueva tripulación llevará al cabo una caminata espacial y cumplirá un amplio programa de experimentos.

Para los cosmonautas rusos el experimento más importante será Ispitatel, durante el cual deberán recibir la nave Soyuz MS-14 que en vez de una tripulación humana traerá al robot antropomorfo Fedor.

Skvortsov y Ovchinin comprobarán en la práctica las capacidades del robot de cumplir misiones en futuras naves espaciales de transporte de nueva generación.

El Centro de Entrenamiento de Cosmonautas ya descartó claramente que el robot vaya a realizar por el momento alguna actividad extravehicular.

 

Homilía del XVI domingo del tiempo ordinario