in ,

Ecuador: Moreno saca al ejército a las calles ante protestas

QUITO.— El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, ordenó el despliegue de las fuerzas armadas en las calles y logró retomar el control de la capital, que vivió una violenta jornada en medio de protestas contra el incremento de los precios de los combustibles este sábado, cuando manifestantes encapuchados atacaron una televisora, un diario, vehículos particulares y bloquearon casi toda la ciudad.

Moreno anunció la imposición de un toque de queda a partir de las tres de la tarde, una medida anunciada horas después de que los manifestantes se apoderaran de diversos sectores de la capital y realizaran los ataques, que también afectaron las oficinas de la Contraloría.

Un toque de queda

El toque de queda “facilitará la actuación de la fuerza pública frente a los intolerables desmanes de violencia”, señaló el mandatario en su cuenta de Twitter.

Ante la violencia y los actos de vandalismo de las últimas horas, uno de los máximos dirigentes de la Confederación de Nacionalidades Indígenas, Leonidas Iza, pidió ayuda a las fuerzas armadas para “garantizar la paz y a regresar el orden constitucional”.

El presidente de la Asamblea, César Litardo, en su cuenta de Twitter convocó a “no dar cabida a más confrontaciones, Ecuador es un país de paz que necesita trabajar. Hago un llamado a la unión, somos un solo país en el que los consensos deben primar”.

Habitantes de Calderón, un pueblo cerca de la capital, soltaron a decenas de policías y militares que habían capturado y llevado a los camerinos del estadio local. Romo confirmó que ese grupo de uniformados fueron liberados por un grupo táctico.

El diario El Comercio y el canal privado Teleamazonas fueron blanco de los ataques, mientras otros manifestantes bloquearon las vías al aeropuerto capitalino.

Las escenas de bloqueos con llantas, palos y montículos de tierra se generalizaron y aumentaron en violencia en toda la ciudad impidiendo el paso a vehículos particulares con agresiones con palos y piedras.

En otras áreas de la ciudad grupos de manifestantes se movilizaban en camionetas o a pie, con banderas y en medio de gritos de protesta.

El toque de queda fue inicialmente aplicado en Quito a partir de las tres de la tarde, pero luego el mandatario emitió un decreto para ampliarlo a todo el país y aplicarlo diario desde las ocho de la noche hasta las cinco de la mañana.

Moreno acusó a grupos de narcotraficantes y a seguidores de Correa de estar detrás de los actos violentos.

El presidente ha hecho varios llamados al diálogo y tras un rechazo inicial, líderes indígenas dijeron que estaban dispuestos a hacerlo, aunque la posibilidad de sentarse a la mesa se vio opacada por los hechos violentos.

A mediodía un grupo de encapuchados rompieron las puertas de la Contraloría del Estado, que custodia la documentación para procesar actos de corrupción. Los alzados destruyeron oficinas y documentos a su paso y provocaron incendios en varios pisos.

Enlace Millet Suárez – Mack González