in ,

EE.UU. prueba apoyo millonario

Pie de foto

Pompeo acusa a China de ocultar información vital

WASHINGTON (EFE y Notimex).— El Senado de Estados Unidos aprobó ayer un paquete de estímulo económico estimado en 2.2 billones de dólares, el mayor de la historia moderna del país, con el objetivo de contrarrestar los efectos de la pandemia del coronavirus.

El paquete quedó aprobado con 96 votos a favor y ninguno en contra después de varios días de bloqueo por parte de los demócratas, que no estaban de acuerdo en cómo la Casa Blanca pretendía repartir el dinero.

El proyecto pasa ahora a la Cámara de Representantes, que votará mañana a voz alzada “por las opciones de vuelo limitadas (a Washington), miembros que participan de cuarentenas y varios estados con órdenes de quedarse en casa”.

Después pasará a manos del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que ya ha avanzado que lo ratificará de inmediato.

El paquete de estímulo fiscal es el triple del puesto en práctica en 2008 tras el estallido de la crisis financiera, que ascendió a 700,000 millones de dólares.

La propuesta actual incluye una partida de cerca de 250,000 millones que se reservarán para pagos directos a individuos y familias de 1,200 dólares para quienes tengan una renta de menos de 75,000 dólares al año más 500 dólares por menor de 17 años.

Asimismo, se disponen 350.000 millones en préstamos para pequeñas empresas y otros 250,000 millones para ampliar los beneficios por seguro de desempleo.

También otorga 150,000 millones de dólares para apoyo a las autoridades locales y estatales, y otros 130,000 millones para reforzar el sistema sanitario, que en algunos lugares como en el estado de Nueva York comienza a estar saturado.

Uno de los elementos más disputados ha sido el fondo de 500,000 millones en préstamos para empresas en dificultades, como los sectores de las aerolíneas, el hotelero o el de los cruceros, ya que la Casa Blanca y los republicanos querían que fuese administrado exclusivamente por el Tesoro.

Tras la oposición de los demócratas, finalmente estará sujeto a la supervisión de un inspector independiente, y conlleva condiciones como limitar el salario de los ejecutivos así como la prohibición de que se usen los fondos de rescate para la recompra de acciones.

Según los últimos datos de las autoridades estatales, en Estados Unidos la pandemia ha dejado ya más de 68.000 contagiados y ayer se superó el millar de muertos.

Contra China

Por otra parte, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó ayer a China por ocultar información “vital” respecto a la propagación del coronavirus alrededor del mundo.

Según el funcionario, los gobernantes y científicos chinos tendrían información para frenar la pandemia.

Durante su intervención, en la reunión virtual de emergencia que tuvo el Grupo de los Siete, G7, Pompeo dirigió un mensaje a sus homólogos de Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unidos, en el que calificó como un supuesto encubrimiento del gigante asiático, cualquier hallazgo para combatir la enfermedad.

“Mi preocupación es que este encubrimiento, esta desinformación en la que está metido el Partido Comunista de China, sigue privando al mundo de la información que necesita para que podamos evitar que vuelvan a aparecer más casos o que algo como esto se repita”, dijo.

“Esta es una crisis mundial en curso, y tenemos que asegurarnos de que todos los países sean transparentes hoy en día, compartiendo lo que realmente está sucediendo, para que la comunidad mundial, la comunidad sanitaria mundial, la comunidad que trabaja con enfermedades infecciosas pueda comenzar a afrontar esto de una manera holística”, expresó Pompeo ante las otras potencias militares y económicas.

Por otra parte, en una entrevista el martes, con el programa de radio Washington Watch las críticas de Pompeo, generaron una réplica de China, que pidió que éste deje de “politizar” la epidemia y de difamar al país.

En respuesta, el portavoz del ministerio de relaciones exteriores Geng Shuang dijo que China ha sido transparente y ha compartido información con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros países, incluyendo Estados Unidos.

No obstante, no es la primera vez que el secretario de estado hace este tipo de acusaciones a la nación asiática y a su gobierno en Pekín, por supuestamente no revelar “la verdad” del patógeno que ha puesto fin a la vida de 19 mil 625 personas en el mundo, desde finales de diciembre de 2019.

Expresa su enojo

El estado de Nueva York recriminó ayer a la Casa Blanca ser el segundo estado del país al que menos fondos se destinarán para aliviar las consecuencias de la expansión del Covid-19 en Estados Unidos, lo que calificó de “manipulación política grosera”

Fondos para Nueva York

“Basándose en informes iniciales, el gobierno del estado de Nueva York recibirá aproximadamente 3,100 millones de dólares — 1.9 % del presupuesto total—, la segunda menor cantidad de todo el país. Literalmente 48 (de los 50 estados) reciben un mayor porcentaje de los fondos que Nueva York”, denunció el director de Comunicación del gobernador, Dani Leve.

“Politización”

Leve también insistió en que el plan es “un ejemplo más de politización” de la situación.

Síguenos en Google Noticias

Asesinan a exdiputado en rancho de Bacalar

Los mexicanos, más vulnerables ante el Covid-19