in

EE.UU. registra su primer contagio de coronavirus

Un joven usa cubrebocas para protegerse del coronavirus en Los Ángeles. Estados Unidos reportó su primer infectado por el mal. A la izquierda

Aumenta control sanitario

WUHAN (AP y EFE).— Se agotaron los cubrebocas y se impuso el control de la temperatura corporal en aeropuertos y estaciones ferroviarias ayer en China, en el intento de frenar el brote de un nuevo coronavirus que se ha extendido a otros cuatro países y territorios.

Se teme que el brote pudiera extenderse durante el pico de viajes del Año Nuevo lunar.

Los temores se acrecentaron cuando el experto del gobierno chino Zhong Nanshan confirmó que el virus se puede contagiar entre seres humanos.

Nueve personas han muerto y 440 han contraído el virus en China, informó ayer la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático.

Los precios de las acciones de algunas empresas que venden los cubrebocas aumentaron ayer, pero los mercados cayeron en muchos países asiáticos ante el temor por el posible impacto sobre el turismo y la economía.

Temerosas de un brote global similar al SARS —otro coronavirus que se extendió de China a más de una docena de países en 2002-2003— varias naciones han impuesto medidas preventivas para los viajeros que arriban de China, sobre todo de Wuhan, la ciudad central donde se originó el virus.

Los síntomas iniciales incluyen fiebre, tos, opresión en el pecho y dificultad para respirar.

La Organización Mundial de la Salud tiene convocada hoy una reunión de expertos para determinar si el actual brote por coronavirus en China constituye una emergencia internacional.

Estados Unidos reportó ayer su primer caso del coronavirus: un residente del estado de Washington que regresó la semana pasada del epicentro del brote de la enfermedad y que fue hospitalizado cerca de la ciudad de Seattle.

El hombre, que fue identificado únicamente como un residente del condado de Snohomish de treinta y tantos años, se encontraba en condición estable y no era considerado como una amenaza para el personal médico o el público, señalaron funcionarios de sanidad.

Las autoridades federales dijeron que creen que el riesgo del coronavirus para los estadounidenses seguía en un nivel bajo.

Los aeropuertos de distintas partes del mundo han reforzado las revisiones de pasajeros provenientes de China en busca de síntomas de la enfermedad con la esperanza de contener el virus durante la agitada temporada de viajes por el Año Nuevo Lunar.

A finales de la semana pasada, las autoridades de Estados Unidos comenzaron a revisar a los pasajeros que venían de la ciudad de Wuhan, en el centro de China, donde comenzó el brote.

Las revisiones se habían implementado en tres aeropuertos de Estados Unidos: el Internacional John F. Kennedy de la ciudad de Nueva York, y los de Los Ángeles y San Francisco.

Ayer, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) anunciaron que las medidas también se aplicarán en el aeropuerto O‘Hare de Chicago y en el de Atlanta en los próximos días.

Además, las autoridades comenzarán a obligar a todos los pasajeros provenientes de Wuhan a dirigirse a uno de esos cinco aeropuertos si desean ingresar al país.

El residente estadounidense no presentó los síntomas cuando arribó al aeropuerto de Seattle-Tacoma la semana pasada, pero contactó a los médicos el domingo cuando comenzó a sentirse mal, informaron los funcionarios. Unas pruebas de laboratorio realizadas el lunes confirmaron que tenía el virus.

El hospital Providence Regional Medical Center en Everett dijo en un comunicado que tenía previsto que el hombre esté bajo supervisión allí hasta por lo menos mañana.

Los funcionarios de los CDC dijeron que enviaron un equipo a Washington para tratar de rastrear a las personas que estuvieron en contacto con el hombre. El hospital dijo que se comunicó con el “pequeño número de personal y pacientes” que podrían haber estado con el hombre en la clínica.

Las autoridades de salud señalaron que el número de contactos posibles que el hombre tuvo desde que regresó a Estados Unidos era pequeño.

Fiebre

Por primera vez en 20 años, Brasil registró una muerte por fiebre hemorrágica.

Descartan males

El paciente falleció el pasado 11 de enero en la ciudad de Sao Paulo, luego de acudir a tres hospitales, donde le fueron realizadas pruebas para identificar enfermedades como fiebre amarilla y zika.

Nuevo arenavirus

Al obtener resultados negativos, fue sometido a exámenes complementarios que confirmaron la presencia de un nuevo arenavirus.

Síguenos en Google Noticias

Vergonzoso papel de las autoridades

Cartón de Tony: El dialogante ausente