in

Efecto colateral para México

Joe Biden jura como presidente de Estados Unidos por el presidente del Tribunal Supremo John Roberts mientras Jill Biden sostiene la Biblia

Plan de Joe Biden ayudaría a elevar envío de remesas

CIUDAD DE MÉXICO (EFE).— México espera que el plan de estímulo del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, beneficie indirectamente a la débil economía mexicana e impulse el T-MEC, aunque también se pronostican choques con la nueva Administración estadounidense por la política energética, medioambiental y laboral.

El mismo presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la intención de Biden de inyectar 1.9 billones de dólares al mercado interno, puesto que, a su juicio, “eso va a ayudar mucho en la reactivación de la economía interna de México”.

“Son 38 millones de mexicanos que viven, trabajan en Estados Unidos y, al haber esta derrama económica (...) eso va a ayudar bastante a la economía”, opinó el mandatario el jueves en conferencia de prensa, puesto que las remesas que envían los migrantes representan la segunda fuente de divisas de México, después de las exportaciones automotrices.

Aunque el equipo de Biden no diseñó su plan económico con la intención expresa de apoyar a la economía mexicana, sus medidas pueden tener un efecto colateral positivo, según el economista José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico.

“Al final, la inyección de recursos tiene como objetivo la recuperación del mercado laboral y en función de ello se envían las remesas hacia México”, dijo De la Cruz, quien añadió que la recuperación del consumo de los estadounidenses también impulsará las exportaciones de manufacturas mexicanas”.

Necesidad de impulso

No hay duda de que México necesita un impulso, puesto que la pandemia no solo se ha llevado la vida de más de 146,000 mexicanos, sino también ha generado una contracción del 9.6% del PIB en los primeros nueve meses de 2020 y la pérdida de 648,000 empleos formales este año.

El aumento histórico de las remesas, que en 2020 fue de 11.3 % frente al 2019, ha ayudado a sortear la pandemia a millones de familias mexicanas, pero por muy interrelacionadas que estén las economías de ambos países, México también tiene que hacer sus propios deberes.

“Son necesarias nuevas políticas en México porque el sector externo no es suficiente fuerte para reactivar la economía”, sostuvo el especialista, quien avala que el gobierno de México también tome medidas de estímulo incrementando la inversión pública, a lo que se opone López Obrador para no aumentar la deuda del país.

A diferencia de la inestabilidad que caracterizó la relación con el gobierno de Donald Trump, la Administración Biden ya nace con el renovado acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá, el T-MEC, vigente y visto como una sólida oportunidad para fortalecer las relaciones comerciales.

En ese sentido, la Coparmex celebró la investidura de Joe Biden como presidente y la consideró una oportunidad para impulsar el tratado, robustecer el diálogo económico entre los dos países y fortalecer la diplomacia.

Pero analistas pronostican que el cumplimiento del T-MEC será precisamente un motivo de fricción por diferencias entre López Obrador y Biden en materia medioambiental y energética.

“Con el reingreso de Estados Unidos al Acuerdo Climático de París, Biden escenificó su apuesta por el combate a la crisis climática, pero las energías limpias y renovables no están en el horizonte del presidente López Obrador”, señaló José Ignacio Martínez, economista de la UNAM.

López Obrador, quien sacó el capítulo energético de las negociaciones del T-MEC, dejó claro su inamovible compromiso en la defensa de Pemex y Comisión Federal de Electricidad (CFE), que han sido privilegiadas frente al mercado privado, lo que ha molestado a los inversionistas extranjeros.

“El presidente López Obrador está beneficiando a las empresas paraestatales y deja fuera a las empresas estadounidenses. Esto derivará en un choque en los primeros días de febrero”, auguró Martínez, quien dirige el Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM.

Y ahora que el Partido Demócrata ocupa la Casa Blanca vigilará que se cumpla la condición que impuso para votar a favor del T-MEC: que México aplique una reforma laboral que democratice los sindicatos, depure los contratos colectivos y aumente los salarios a fin de evitar competencia desleal con Estados Unidos.

La actual vicepresidenta Kamala Harris, que como senadora del Partido Demócrata fue crítica con el acuerdo, "por supuesto que va a presionar a México", opinó Martínez.

 

Gallos, por el invicto puma