in ,

El comercio ilegal de fauna silvestre favorece contagios

Mercado en Taiyuan

Dura lección sobre manejo de recursos

El comercio ilegal y el manejo inadecuado de fauna silvestre, al igual que la deforestación, han enseñado a la mala las consecuencias de prácticas humanas en la salud mundial.

El contacto directo de las personas con animales silvestres, ya sea por invasión de sus hábitats o su venta no regulada, eleva el riesgo de contagio de virus y bacterias presentes en ellos, lo que puede dar origen a pandemias como la del Covid-19.

Para el biólogo Julián Alberto Escalante Chan, director del Grupo para el Conocimiento y la Protección de los Anfibios y Reptiles “Yuumil Kaan”, una de las lecciones que deja la actual contingencia sanitaria es la importancia del crecimiento ordenado de las ciudades y el análisis del impacto de la actividad empresarial en la vida silvestre.

“Hay virus de los cuales los animales silvestres solo son portadores”, dice. “Cuando hacemos un mal manejo de ellos o hay comercio ilegal favorecemos que los virus afecten a los humanos”.

“En el intercambio sin control de especies es mucho más factible que obtengamos algún animal enfermo. Esto no sucede en lugares que tienen gente especializada para tratar a los animales. No debemos extraer fauna del medio natural”, subraya.

Aunque el origen exacto del SARS-CoV-2 —coronavirus que causa el Covid-19— aún es desconocido, hay consenso de los científicos de que proviene de una fuente animal que saltó a los humanos. De acuerdo con un artículo de la revista “Nature”, docenas de los primeros infectados de la actual pandemia trabajaban en un mercado de animales vivos en la ciudad china de Wuhan.

Algunos investigadores sospechan que la fuente de contagio es el pangolín, muy apreciado en el país asiático por su carne y escamas. Su comercialización está prohibida en China, pero los ejemplares son introducidos de contrabando desde otras naciones de Asia y África.

El biólogo Escalante Chan señala que la transmisión de virus entre humanos y animales no es nueva (la rabia, por ejemplo, es causada por un virus de la familia Rhabdoviridae que se propaga con la mordedura de un animal). “Lo que sucede es que ahora tenemos más contacto con las especies porque hemos invadido su hábitat o no llevamos un control de las que se acercan a las personas”.

“Los humanos también somos portadores de virus y bacterias que podríamos transmitir a los animales y enfermarlos, pero como no nos daña directamente no lo vemos como un problema”.

“La deforestación, el comercio ilegal de fauna y las interacciones entre humanos y animales silvestres hacen más grande la posibilidad de transmisión de virus a las personas”.

El biólogo Escalante Chan indica que algunos expertos consideran que el cambio climático no tiene relación con la pandemia. “Pero afectar a nuestro planeta acelera los procesos que pueden dañarnos”, apunta.

“En los lugares donde se ha dejado de salir a la calle y usar vehículos, y empresas grandes han dejado de trabajar los animales han vuelto a ocupar espacios, el aire está más limpio... Eso nos hace notar que nuestro uso desmedido de los recursos naturales está dañando al planeta, lo enfermamos poco a poco y, como estamos dentro de él, acabaremos enfermándonos de alguna manera”.

“Debemos tomar conciencia de que estamos afectando directamente al ecosistema y eso nos va a dañar. Al dañar a un animal o planta de la cadena trófica afectamos un eslabón y nosotros somos parte de esa cadena”.

El biólogo Escalante Chan admite que es inevitable construir zonas habitacionales o negocios en las ciudades. En su lugar “tenemos que ser un poco más ordenados en el crecimiento, ver qué especies hay en las zonas donde se instalan empresas que ocupan varias hectáreas y qué daño va a traer a futuro”.

Asimismo, se requiere más apoyo a la investigación sobre transmisión de virus y pandemias. Porque, subraya, “al final es mucho más sencillo prevenir”.— Valentina Boeta Madera

Recursos

El biólogo Julián Alberto Escalante Chan recomienda informarse de fuentes con bases científicas.

Memes

“Una infografía informativa solo se comparte 100 veces en redes sociales; un meme de cualquier tontería alcanza los millones... Tenemos que darle importancia a las cosas que nos enseñan a cuidarnos a nosotros mismos y a los demás, a reciclar, reutilizar, dónde tirar las pilas”, apunta.

Mascotas

Enfatiza que los perros y gatos domésticos no son portadores del virus del Covid-19 y, por lo tanto, no lo transmiten a los humanos.

Síguenos en Google Noticias

Asesinan a exdiputado en rancho de Bacalar

Los mexicanos, más vulnerables ante el Covid-19