in ,

“El hambre, una de las consecuencias”

El papa Francisco ante la Virgen en la capilla de Santa Marta

El Papa pide a los sacerdotes estar cerca del pueblo

CIUDAD DEL VATICANO.— En la misa matutina de ayer en la capilla de la Casa Santa Marta, el papa Francisco renovó su oración por las familias que comienzan a sufrir las consecuencias de la pandemia del Covid-19.

En la homilía, hizo un reconocimiento a los sacerdotes y las religiosas que no han olvidado que pertenecen al pueblo y que siguen ayudando a los pobres y a los enfermos en este período.

El Papa leyó la antífona de entrada: “Las olas de la muerte me envolvieron y me cercaron los lazos del abismo; en mi angustia invoqué al Señor, y él escuchó mi voz desde su templo” (Salmo 17, 5-7).

En la intención de oración, dirigió su pensamiento a los que empiezan a sufrir las consecuencias económicas de esta crisis sanitaria.

“En estos días, en algunas partes del mundo, se han evidenciado algunas consecuencias de la pandemia; una de ellas es el hambre. Se comienza a ver gente que tiene hambre, porque no pueden trabajar, porque no tienen un trabajo fijo y por muchas circunstancias. Ya estamos empezando a ver el ‘después’, que vendrá más tarde pero comienza ahora. Rezamos por las familias que empiezan a sentir la necesidad por la pandemia”.

Francisco afirmó con fuerza que los sacerdotes y las hermanas hacen bien en ensuciarse las manos ayudando a los pobres y a los enfermos, incluso en este tiempo. La clase sacerdotal nunca debe convertirse en una élite encerrada en un servicio religioso alejado del pueblo, nunca debe olvidar que pertenece al pueblo y servirlo, puntualizó.— Zenit

 

Síguenos en Google Noticias

Edi285 fiscalia

Vinculado a proceso por robo con violencia en cd. Caucel