in

El Papa aboga por los gobernantes

Foto: Megamedia

Invita a los fieles a rezar más e insultar menos

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).— El papa Francisco exhortó ayer a los cristianos a rezar por los gobernantes, incluso si no nos gustan o no piensan igual que nosotros, durante la homilía que pronunció en la misa oficiada en la Basílica de San Pedro por la festividad de San Pedro y San Pablo.

“San Pablo exhortó a los cristianos a orar por todos y, en primer lugar, por los que gobiernan. Es una tarea que el Señor nos confía. ¿Lo estamos haciendo? ¿O hablamos, insultamos y eso es suficiente? Dios espera que cuando oremos también recordemos a aquellos que no piensan como nosotros, a los que nos han dado con la puerta en las narices, a los que nos cuesta perdonar”, expresó Francisco.

Pero lamentó con aire de decepción que “estamos tan acostumbrados a insultar a los responsables”. “Los calificativos (que usamos) son muchos, pero no los diré, este no es el momento de nombrar los calificativos”, añadió el Sumo Pontífice.

También recordó que los primeros cristianos en situaciones dramáticas, con las persecuciones, Herodes, “no se quejaban”.

“Es inútil e incluso molesto que los cristianos pierdan el tiempo quejándose del mundo, de la sociedad, de lo que está mal. Las quejas no cambian nada”, señaló el papa Francisco.

“Esos cristianos no culpaban a los demás, sino que oraban. ¿Qué pasaría si rezáramos más y murmuráramos menos?”, se preguntó el líder católico.

Profecía verdadera

Francisco también señaló que “hoy necesitamos la profecía, una profecía verdadera: no de discursos vacíos que prometen lo imposible, sino de testimonios de que el Evangelio es posible”.

“No se necesitan manifestaciones milagrosas, sino vidas que manifiesten el milagro del amor de Dios; no el poder, sino la coherencia... No necesitamos ser ricos, sino amar a los pobres”, y recordó la entrega de los apóstoles Pedro y Pablo.

Esta misa presidida por el Papa en la Basílica de San Pedro es la primera concelebrada con los cardenales desde el período de cierre debido a la pandemia del coronavirus.

En esta solemne ceremonia de San Pedro y San Pablo, el Papa bendice además, los palios que se impondrán a los arzobispos metropolitanos nombrados en todo el mundo durante el año.

El palio es una estola blanca confeccionada con la lana de 2 corderos, bendecidos con motivo de la festividad de Santa Inés, el 21 de enero.

 

Vaticano Cercanía

El Papa destacó su cercanía al Patriarca Bartolomé en la Misa de San Pedro y San Pablo.

Unidad plena

En la homilía, el Sumo Pontífice recordó que “hoy, además, siguiendo una hermosa tradición, nos unimos de manera especial al Patriarcado ecuménico de Constantinopla. Pedro y Andrés eran hermanos y nosotros, cuando es posible, intercambiamos visitas fraternas en los respectivos días festivos: no tanto por amabilidad, sino para caminar juntos hacia la meta que el Señor nos indica: la unidad plena”.

Felices, pero con cautela