in

El Papa celebra en Roma el Día de los Difuntos

El papa Francisco reza en el Jardín de los Ángeles

Oración por los no nacidos

ROMA (EFE).— El papa Francisco rezó ayer por los niños no nacidos poco antes de la misa que ofició por el Día de los Difuntos en el cementerio Laurentino.

Antes de comenzar la eucaristía, Francisco oró en el denominado Jardín de los Ángeles, zona del cementerio donde están enterrados niños y también nonatos.

Luego, el Papa se paseó unos minutos entre las pequeñas tumbas, en actitud de recogimiento, depositó una ofrenda floral y se acercó a saludar a algunas familias.

En la homilía, que improvisó sin leer, Francisco dijo que “hoy es un día de memoria, un día para recordar a aquellos que han caminado antes que nosotros, que nos han acompañado, que han dado la vida”. Y añadió que la memoria “es aquello que hace fuerte a un pueblo”.

Antes, en un tuit con ocasión de esta festividad de los difuntos, el Pontífice escribió: “Jesús le quitó a la muerte la última palabra: quien cree en Él será transfigurado por el amor misericordioso del Padre para vivir una vida eterna y feliz”.

El Laurentino es el cuarto cementerio romano en el que Francisco ha celebrado la misa de difuntos.

En 2013, 2014 y 2015, el acto tuvo lugar en el cementerio monumental del Verano, en 2016 en el cementerio de Prima Porta, y el pasado año fue en el cementerio americano de la localidad de Nettuno (al sur de Roma).

Para México

En otro tema, el Papa denunció la situación de muchos inmigrantes en el mundo que son ignorados, violados y abusados en el silencio culpable de muchos, en un mensaje enviado al Foro Social de Migraciones que se celebra en México.

En su misiva a la VIII edición de ese foro, que se celebra en Ciudad de México hasta mañana domingo, el Pontífice destacó que aún “hay maldades que extirpar, injusticias que arrasar, discriminaciones que destruir, privilegios que derrocar, dignidades que reconstruir y valores que plantar”.

En este sentido apuntó que la transformación positiva de la sociedad “comienza por el rechazo de todas las injusticias” para dar voz a quienes no la tienen, entre los que situó a “los inmigrantes, refugiados y desplazados”. Estos, denunció, “son ignorados, explotados, violados y abusados en el silencio culpable de muchos”.

El Papa pidió también “identificar pautas de solución concretas y viables, aclarando roles y responsabilidades de todos los actores” para mejorar la situación de estas personas.

En México, una caravana de inmigrantes centroamericanos recorre el país.

 

Incertidumbre en la obra

Crece la red fantasma durante el gobierno de Rolando Zapata