in ,

El Papa clama contra la “cultura del derroche”

El papa Francisco bendice a un anciano en la Plaza de San Pedro

Defiende derecho a una alimentación buena y sostenible

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).— El papa Francisco aseguró ayer que luchar contra el derroche alimenticio no corresponde solo a los organismos internacionales, sino que tienen que implicarse también la familia, la escuela y los medios de comunicación.

“Nadie puede quedar al margen de la lucha contra esta cultura que va sofocando a tantas personas, especialmente a los pobres y vulnerables de la sociedad”, dijo el Sumo Pontífice en un mensaje con motivo de la segunda sesión del Consejo directivo del Programa Mundial de Alimentos (PMA) y su programa “Stop Desperdicios”.

En el mensaje el Papa denunció la gran desigualdad que se vive en el planeta o lo que San Juan Pablo II llamó “la paradoja de la abundancia”, en la que muchos no pueden alimentarse ni sana ni suficientemente, mientras que otros malgastan y derrochan sin control.

“En esta paradoja existen mecanismos de superficialidad, negligencia y egoísmo que están en la base de esta cultura del derroche”, escribió Francisco.

Derecho

El líder católico aseguró que también la Iglesia quiere combatir la cultura del derroche pues todos “tienen derecho a una alimentación saludable y sostenible”.

El Pontífice denunció que si no se toma conciencia de esa dinámica y se pone límite, por un lado, será difícil alcanzar los compromisos del Acuerdo de París sobre el cambio climático y, por otro, no se podrán lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030 de Naciones Unidas.

Según la campaña global “Stop Desperdicio”, en el mundo se derrochan al año más de 4,000 millones de toneladas de alimentos.

“Esta campaña pone de relieve que el derroche de alimentos lacera la vida de muchas personas y vuelve inviable el progreso de los pueblos” asegura el Papa en su mensaje.

Exhortó además a proponer recursos e ideas y presentar así “un estilo de vida que dé la importancia que merecen los alimentos”.

 

La estabilidad

Dulce inicio del día