in

El Papa recuerda la alegría de los niños africanos

Niños esperan la llegada del papa Francisco a una misa multitudinaria en Antananarivo, Madagascar.- EFE

En la conferencia de prensa durante el vuelo de regreso de África a Roma, el papa Francisco recordó la alegría de los niños que conoció en su gira y afirmó que el Estado tiene el deber de cuidar de la familia.

“Se tienen menos niños porque hay demasiado apego al bienestar individual”, dijo el Pontífice.

Y reflexionó sobre el envejecimiento de las naciones: “Yo, es una opinión personal, creo que el bienestar está en la raíz. Aferrarse al bienestar. No tengo hijos, dicen, porque tengo que comprar la casa, tengo que hacer turismo, estoy bien así, un niño es un riesgo, nunca se sabe (…). Bienestar y tranquilidad, pero es un ser que te lleva a envejecer”.

En cambio, señaló, “África está llena de vida. Encontré un gesto que había encontrado en Filipinas y en Cartagena en Colombia”.

“La gente cría a los niños como si dijeran ‘este es mi tesoro, esta es mi victoria, mi orgullo’”.

En otro tema, Francisco instó a los periodistas “a distinguir siempre el hecho de lo que es relato”, y defendió que la comunicación debe servir para construir y nunca para la guerra.

La comunicación

Respecto del futuro de la comunicación, Francisco bromeó y dijo que “tendría que tener una bola de cristal”, pero después no escatimó reflexiones sobre cómo tendría que ser la comunicación presente y futura.

“La comunicación de cuando era pequeño, sin televisión, con la radio, el diario, también el diario clandestino, perseguido por el gobierno de turno y que vendían de noche los voluntarios, o también oral, era una comunicación precaria respecto a la presente y la comunicación de hoy será precaria respecto a la del futuro”, observó.

“Lo que debe permanecer como una cosa constante en la comunicación es la capacidad de transmitir un hecho y distinguirlo del relato. Una de las cosas que daña la comunicación del pasado, la del presente, y posiblemente será así en el futuro, es el relato”, subrayó.


Para el Papa, la ascesis del comunicador tiene que ser “siempre volver al hecho”, se puede interpretar el hecho pero hay que “distinguirlo del relato”. Y para poner un ejemplo dijo que le contaron una vez el cuento de Caperucita roja que terminaba con la abuela y Caperucita que hacían un puchero en el que metían al lobo para comérselo. “El relato cambia todo”, añadió.- Con información de Aleteia y EFE

República al día