in

“El sueño americano”, anclado en los migrantes

México, un refugio temporal

SAN MARCOS.— Haber estado al borde de la muerte en el desierto de Arizona hace un año y que pronto habrá más presencia policial en el sur de México no disuadirán al guatemalteco Francisco Pérez de intentar nuevamente migrar a Estados Unidos.

El maestro y mecánico de 23 años que vive en San Marcos (Guatemala), cerca de la frontera con México, espera regresar para pagar los 7,000 dólares (134,547 pesos mexicanos) que debe del primer viaje. En aquella travesía, la patrulla fronteriza lo rescató moribundo junto a otros dos jóvenes tras perderse con un traficante de personas durante una semana en el desierto.

El mismo coyote llamó al 911 para que fueran rescatados. Pérez aún recuerda que los patrulleros le mostraron fotos de migrantes que no tuvieron su suerte y que habían muerto en el desierto.

Maravillado de la ciudad

El guatemalteco pasó dos días en un hospital y casi un mes detenido antes de ser devuelto a Guatemala. Durante su corta estancia en Arizona vio casas sólidas, caminos ordenados y asfaltados y tiendas de lujo. Esas imágenes son como una sirena que lo llama.

“No le voy a mentir, cuando yo salí del desierto salí con miedo. Yo dije ‘yo ya no vuelvo a pisar aquí’”, explicó el joven. Pero al ver las calles, las viviendas y las tiendas “uno se vuelve a emocionar. No descarto la posibilidad de volver”.

Antes de partir ganaba 100 dólares al mes como maestro en un colegio privado y tenía novia. Ahora no tiene empleo, la novia está con alguien más y él ayuda en el taller de reparación de automóviles de su padre.

“Al final lo perdí todo”

Huyen de la inestabilidad

México ha prometido desplegar a 6,000 oficiales de la Guardia Nacional en su frontera sur para disuadir a los centroamericanos y migrantes de otros países de buscar el sueño americano. Más del 1 por ciento de la población de Guatemala ha abandonado el país este año como parte de una ola de centroamericanos que huyen de la pobreza y la violencia.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos detuvieron a 132,887 migrantes de varias nacionalidades en mayo, la cifra mensual más alta en más de una década.

México ha aceptado desde enero a más de 10,000 solicitantes que quieren ir a Estados Unidos bajo un programa que requiere que los migrantes esperen en México mientras sus casos pasan por los tribunales estadounidenses. Miles también han solicitado asilo para comenzar una nueva vida en México.

“Fragil” acuerdo

Estados Unidos y México alcanzaron un acuerdo la semana pasada que establece, entre otras cosas, que a cambio de que el gobierno estadounidense no imponga aranceles a los productos mexicanos el país azteca reforzará su frontera sur con guardias nacionales para tratar de frenar a los migrantes.

Estudiantes crean gomitas para prevenir enfermedades crónicas

Estudiante de la UTM, de Umán a Francia