in

En una semana, 5.7 millones de casos Covid-19 en el mundo

Activistas piden acceso global a las vacunas contra el Covid afuera de un centro comercial de Washington

GINEBRA (EFE).— El número de casos de Covid-19 en el mundo rompió por segunda semana consecutiva un récord con 5.7 millones de nuevos casos semanales, la cifra más elevada de contagios confirmados desde que empezó la pandemia hace 17 meses.

Este repunte, que se debe sobre todo a la grave ola de la pandemia que atraviesa India, se inició hace nueve semanas, cuando los casos empezaron de nuevo a progresar en las estadísticas globales, confirmó ayer la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los decesos atribuidos a la enfermedad continuaron aumentando en la última semana y por siete semanas consecutivas, con 93,000 nuevas muertes.

El informe epidemiológico semanal de la OMS indica que India cuenta actualmente por el 90% de los casos y muertes en la región del sur y oriente de Asia.

En el ámbito mundial, representa el 46% de infecciones globales y el 25% de las muertes registradas.

En cambio, la incidencia de casos decayó en Europa, el Mediterráneo oriental, África y América.

En la región del Pacífico occidental, que incluye a China, los decesos se mantuvieron estables.

En cuanto a mortalidad, ésta bajó en Europa, África y en el Pacífico occidental, mientras que aumentó ligeramente en América y el Mediterráneo oriental.

En Miami, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) informó que con una distribución insuficiente de vacunas y la falta de medidas estrictas de prevención de contagios, Hispanoamérica está lejos de controlar la pandemia, aunque destacó que en la segunda mitad del año podría incrementarse la inmunización.

“Estamos aún en el medio de una crisis que no ha terminado”, expresó en conferencia de prensa virtual la directora de la OPS, Carissa Etienne. “Francamente aún no vemos la luz al final del túnel”, dijo tras explicar que al menos el 40% de las muertes reportadas en el mundo la última semana se registraron en América.

Debido a que India se convirtió en el país más afectado por la pandemia, frenó la exportación de las vacunas que produce —con tecnología de la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca— y estaban destinadas al mecanismo Covax, creado por Naciones Unidas para hacer más accesible la inmunización mundial.

En el ámbito global, la pandemia ya mató a 3.2 millones de personas e infectó a más de 437 millones.

En la última semana hay más países hispanoamericanos que no han superado los 1,000 casos diarios y los hospitales no se dan abasto, dijo la OPS. Entre los más afectados en la región aparecen los jóvenes a diferencia del comienzo de la pandemia, cuando eran los ancianos.

Si las infecciones siguen a este ritmo, la OPS prevé que en los próximos tres meses los países tengan que aumentar la capacidad de sus salas de terapia intensiva, que en el último año fue duplicada en Colombia, Panamá y República Dominicana; triplicada en Chile y Perú, y casi quintuplicada en México y Honduras.

“Aunque las vacunas se están distribuyendo lo más rápido posible, no son una solución a corto plazo. No podemos confiar en las vacunas para reducir las infecciones cuando no hay suficientes”, dijo Etienne. “A pesar de todo lo que hemos aprendido sobre el virus en un año, nuestros esfuerzos no son tan estrictos, y la prevención no es tan eficiente”.

Aún no hay fecha para la nueva jornada de vacunación en Mérida

A precio “de oro” la miel: a $55 el kilo del dulce; compran “lo que haya”