in

En Venezuela se agrava la presión contra reporteros

Una pareja lee un periódico sobre la liberación de tres reporteros detenidos el miércoles 6 en Caracas

Leve mejoría para la prensa

MADRID (EFE).— La libertad de información en América Latina experimentó “ligera mejoría” en 2018, según un informe de Reporteros Sin Fronteras (RSF), que denuncia el clima de tensión en el que trabajan los periodistas en Venezuela desde el inicio de la crisis política y económica en ese país.

A pesar de esa mejoría, 19 informadores fueron asesinados el año pasado en Latinoamérica, 9 de ellos en México, que sigue siendo el país en paz donde más periodistas son asesinados.

El balance que deja 2018 de la situación de la libertad de información en el mundo, según el Informe Anual que elabora la sección española de la organización, es de 65 periodistas asesinados y 171 encarcelados. Además, 13 internautas resultaron muertos y 148 están presos, Cinco colaboradores fueron asesinados y 16 en prisión.

A las cifras anteriores hay que sumar los 60 periodistas que permanecen secuestrados y 3 desaparecidos.

En el informe presentado ayer en Madrid RSF denuncia que en Venezuela los periodistas son un constante blanco de la policía y de los servicios de inteligencia del país y acusa al presidente Nicolás Maduro de “empeñarse en hacer callar” a la prensa independiente y controlar la información.

Según la organización, cada vez es más frecuente que los periodistas sean objeto de más agresiones durante las manifestaciones, de “detenciones arbitrarias” en las que les someten a “agresivos interrogatorios” y los reporteros extranjeros que no son del agrado de las autoridades son expulsados del país.

La semana pasada un equipo de EFE integrado por tres periodistas y su conductor, fueron detenidos en Venezuela durante 24 horas por el Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin).

Cárceles de periodistas

Países como Turquía, China o Irán son las mayores cárceles de periodistas del mundo, mientras que Siria o Yemen se han convertido en “auténticos agujeros negros” informativos, donde no se sabe a ciencia cierta qué ocurre debido a la persecución hacia reporteros en medio de estos conflictos.

Asia continúa como el continente con más asesinatos de periodistas y en India o Bangladesh se ve “la cara más virulenta” del extremismo religioso de la población hacia los periodistas.

La intimidación y acoso a los profesionales locales también es una realidad creciente en Oriente Medio, otra región tradicionalmente caracterizada por la férrea censura religiosa y el elevado número de periodistas muertos en conflictos.

 

Se quema empresa en el Periférico de Mérida

Cartón de Tony: La señora de los tentáculos