in ,

Envejecimiento y cambio climático, amenazas al crecimiento económico global

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, saluda a la estudiante sueca Greta Thunberg hoy viernes, durante la jornada de clausura del Foro de Davos (Foto de EFE)
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, saluda a la estudiante sueca Greta Thunberg hoy viernes, durante la jornada de clausura del Foro de Davos (Foto de EFE)

DAVOS (EFE).— El envejecimiento de la población y el cambio climático son los mayores peligros para el crecimiento global, se concluyó hoy en una mesa redonda moderada por la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde.

Te puede interesar: Trump no cree que el cambio climático afecte a la economía

En la mesa redonda, realizada en el Foro Económico de Davos, Suiza, también participaron Mariana Mazzucato, profesora de la Universidad de Londres; el gobernador del Banco Central de Japón, Haruhiko Kuroda; la consejera delegada del Banco Mundial, Kristalina Georgieva, y el gobernador de la Reserva Federal de Sudáfrica, Lesetja Kganyago.

Dos riesgos concretos

Christine Lagarde se negó desde el principio a “dar titulares” porque, afirma, no se trata de ofrecer perspectivas de crecimiento sino de delimitar los riesgos concretos.

Y detectó dos, el cambio climático y el envejecimiento de la población.

En cuanto al primero, indica, se trata de un asunto tan serio que, aunque no lo parezca, compete también a los bancos centrales y al sector financiero.

Advierten de recortes al PIB mundial

Kristalina Georgieva calcula que si la temperatura global sigue subiendo al ritmo que lo ha hecho hasta ahora puede suponer recortes de entre el 15 y 25% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial.

En su opinión, la lucha contra el cambio climático implica la destrucción de miles de empleos en sectores condenados a desaparecer, pero también la creación de nuevos sectores.

El envejecimiento en el mundo

En este sentido, Kuroda se refiere al envejecimiento de la población en todo el mundo, en particular en Japón, como un fenómeno que implica menos ingresos fiscales y mayores gastos sociales.

Además, las nuevas tecnologías han introducido a los robots en la cadena de trabajo, lo que se ha encontrado con la oposición frontal de los sindicatos.

Tipos de interés y créditos

Kuroda reconoce que este proceso de envejecimiento de la población y los consiguientes cambios demográficos “podrían dificultar el trabajo del banco central, al reducir la tasa de crecimiento a largo plazo con tipos de interés bajos y menor demanda de crédito”.

A partir de ahí, las entidades financieras podrían asumir mayores riesgos en busca de mayores rendimientos y desestabilizar el sistema.

En Sudáfrica hay otra perspectiva

Desde un punto de partida opuesto, el gobernador del Banco Central de Sudáfrica relata que África es un continente de gente joven pero sin trabajo, donde las prioridades son otras.

En primer lugar, enumera, apostar por la formación y la educación.

Y en relación con el cambio climático, recuerda que África es proveedor de materias primas, un sector que es altamente contaminante, pero tiene potencial de reconvertirse hacia una industria más “verde.”

Inversión en nuevas tecnologías

Para eso, añade, es preciso invertir en formación y nuevas tecnologías para que no desaparezcan puestos de trabajo sino que surjan otros.

Los sindicatos, relata, proclaman que quieren proteger el empleo, pero lo que hay que proteger es a las personas.

“Para ejecutar esta transición hay que poner en marcha políticas adecuadas e incentivar la innovación”.

Reflexión Eucarística

Dan a conocer las actividades por la Semana de Reflexión Eucarística