in

Esfuerzo contra la corrupción

La vicepresidenta de Estados Unidos

Iniciativa cívica de combate en el Triángulo Norte

TEGUCIGALPA (EFE).— Una decena de organizaciones de la sociedad civil lanzó ayer el primer centro para luchar mediante un esfuerzo conjunto contra la corrupción y la impunidad en los países del Triángulo Norte de Centroamérica (El Salvador, Honduras y Guatemala).

El Centro contra la Corrupción y la Impunidad en el Norte de Centroamérica (Ccinoc) fue presentado en un evento virtual en el que participaron representantes de las organizaciones civiles y el enviado especial del gobierno de Estados Unidos para el Triángulo Norte, Ricardo Zúñiga, entre otros.

La iniciativa busca fortalecer la lucha desde la ciudadanía contra la corrupción y la impunidad, dos de los “grandes obstáculos para el desarrollo, la justicia, el respeto a los derechos humanos y la igualdad en la región”, según las organizaciones civiles.

Zúñiga aplaudió la creación del Ccinoc y destacó que las organizaciones fundadoras tienen “capacidades y compromisos esenciales para nuestro esfuerzo común: para promover la transparencia y mejores condiciones en Centroamérica.”

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que la corrupción le cuesta a Centroamérica 13,000 millones de dólares, según Zúñiga.

Ese dinero podría utilizarse “para mejorar la educación, la salud y la seguridad de los centroamericanos“, subrayó el enviado especial de Estados Unidos, quien indicó que cuando los ciudadanos no tienen “buenas condiciones” en sus países, las buscan en el exterior.

“Estamos al lado de las víctimas de la corrupción en Centroamérica, sentimos los efectos de esa corrupción aquí en Estados Unidos. Por eso hemos trabajado de cerca con socios valientes que están trabajando contra el flagelo”, subrayó Zúñiga.

El centro es “un esfuerzo” de organizaciones centroamericanas vinculadas a la otrora Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (Maccih) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), dijo a EFE el director del Foro Social de la Deuda externa y Desarrollo (Fosdeh, privado), Mauricio Díaz.

El centro es “el resultado de una actualización que de lado de sociedad civil estamos realizando después de que fueron obstruidas y desarraigadas todas las acciones de combate a la corrupción en el Norte de Centroamérica”, explicó.

Díaz indicó que este flagelo tiene “un peso económico y social muy poderoso” en la región y afirmó que en los tres países centroamericanos hay “una absoluta falta de credibilidad en la institucionalidad pública.”

Ante ello, la sociedad civil “no nos podemos quedar de brazos cruzados, por lo que tenemos una oportunidad de actualizar nuestra estrategia y ponerla en vigencia de manera conjunta“, agregó.

El centro regional trabajará en la investigación de “casos emblemáticos de corrupción” en el Triángulo Norte de Centroamérica, donde además realizará prevención del flagelo y trabajos de veeduría, subrayó el director del Fosdeh.

Las organizaciones civiles buscarán el apoyo de la comunidad internacional e incluir a otros sectores a la lucha contra la corrupción y la impunidad en el Norte de Centroamérica, añadió Díaz, quien lamentó la no continuidad de la Maccih y la Cicig en Honduras y Guatemala, respectivamente.

El responsable de la organización no gubernamental Acción Ciudadana en Guatemala, Manfredo Marroquín, Manfredo Marroquín, dijo que la iniciativa regional surgió frente al contraataque que sufren jueces y fiscales independientes que “dieron la cara, procesaron y juzgaron casos de corrupción que involucraron peces grandes, políticos de primera línea y empresarios”.

La contraofensiva en los tres países se traduce en “el desmantelamiento de los mecanismos anticorrupción, incluso en leyes que están favoreciendo la impunidad“, subrayó Marroquín, quien afirmó que el Ccinoc buscará hacer frente “a quienes son aliados de la impunidad y la corrupción”.

En Ciudad de México, la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops, en inglés), consideró que las alianzas y sinergias entre gobiernos y organizaciones internacionales son clave en la lucha contra la corrupción y para ayudar a los países a combatir la pandemia y recuperarse de la misma.

Durante el foro “Avanzando en la prevención de la corrupción a través de alianzas y sinergias en la contratación pública”, Grete Faremo, directora ejecutiva de la Unops, aseguró que en momentos tan críticos como el actual es fundamental “hacer más con menos”.

 

Un festival ofensivo en Zapopan