in ,

El Papa pide a los misioneros evitar el proselitismo

El papa Francisco ofrece su audiencia general en la biblioteca del Palacio Apostólico

Recuerda el valor de ser humildes

CIUDAD DEL VATICANO (EFE).— El papa Francisco aconsejó ayer a los misioneros evitar el proselitismo y no convertirse en una ONG, en su mensaje a las Obras Misionales Pontificias (OMP), que deberían haberse reunido en Roma para la asamblea general anual, pospuesta debido a la pandemia de Covid-19.

En su mensaje, el Pontífice recorre los que deben ser los “rasgos distintivos” de la misión y señala que en primer lugar “la Iglesia católica crece en el mundo por atracción y no por proselitismo”.

Otra característica del misionero, agrega el Papa, debe ser la gratitud y la gratuidad, porque el fervor misionero nunca se puede obtener como resultado del razonamiento o el cálculo.

“El Evangelio solo puede anunciarse con humildad” y sin arrogancia, agregó Francisco, quien recordó además que la preferencia por los pequeños y los pobres no es opcional para la Iglesia.

El Papa enumeró también algunos puntos que deben evitar los misioneros como la “autorreferencia”, es decir, el riesgo de prestar atención a la auto-promoción y celebrar las propias iniciativas en clave publicitaria.

También deben evitar el reclamo de ejercer funciones de control hacia las comunidades a las que estos cuerpos deberían servir así como considerarse una clase alta de especialistas.

El Pontífice también pidió “no transformar las Obras Misionales Pontificias en una ONG dedicada por completo a recaudar fondos” y advirtió de que si en algunas áreas falla la recolección de donaciones generalizadas “uno no debe verse tentado a cubrir el problema simplemente buscando a grandes donantes”.

En el uso de los fondos recaudados, el Papa subrayó la necesidad de tener en cuenta las necesidades primarias de las comunidades evitando formas de bienestar que corran el riesgo de alimentar fenómenos de “patrocinio parasitario”.

 

TituloOtro

 

“No se equivoque”, exige el PRI a Vila

Eliminar Fidecine es indignante, la queja de Del Toro