in ,

Elecciones en España: último debate presidencial

Elecciones en España
Los candidatos a presidir el Gobierno de España tras las elecciones generales, Pablo Casado (PP) (i); Pablo Iglesias (Unidas Podemos) (2i); Pedro Sánchez (PSOE) (2d) y Albert Rivera (Cs) (d), antes del inicio del segundo debate electoral a cuatro celebrado en la sede de Atresmedia, en Madrid el martes 23 de abril de 2019.- (EFE/JuanJo Martín)

MADRID, España. (Xinhua) – Los cuatro principales candidatos a la presidencia del Gobierno de España celebraron ayer martes el segundo debate electoral consecutivo en una cita que volvió a estar marcada por el tono bronco, y la intención de atraer a los votantes indecisos.

La segunda edición del debate se celebró 24 horas después del que tuvo lugar este lunes en la cadena pública RTVE y en esta ocasión fue emitido por la televisión privada Atresmedia.

En él participaron el actual presidente del Gobierno y candidato del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, el líder de los conservadores del Partido Popular, Pablo Casado, el presidente de la formación liberal Ciudadanos, Albert Rivera, y Pablo Iglesias, del partido de izquierda Unidos Podemos.

La clave del debate residió en que era la última oportunidad de los candidatos de confrontar propuestas con las de los otros candidatos, ya que las elecciones generales en España se celebrarán este domingo día 28.

Estrategias por los indecisos

Conscientes de que las encuestas apuntan a que aún hay en torno a un 20 y un 25 por ciento de indecisos, todos intentaron desplegar sus estrategias para pedir el voto.

Los cuatro líderes debatieron durante dos horas de una gama amplia de asuntos sociales, políticos, económicos y de distribución territorial, contestando las preguntas de Los moderadores.

En este sentido, el presidente Sánchez comenzó el debate queriendo “dejar claro” que él nunca ha negociado con los políticos secesionistas de Cataluña (noreste de España) para tener una mayoría parlamentaria, como le acusan Casado y Rivera.

PSOE no pactaría con Ciudadanos

El líder socialista dijo por primera vez en esta campaña electoral que no entra en sus planes pactar con Rivera para formar Gobierno después de las elecciones.

De esta forma, Sánchez respondió a la estrategia de Rivera, que ya había anunciado previamente que no iba a negociar nada con el ahora líder del Ejecutivo.

El propio Rivera y Casado se metieron en un laberinto de pugnas y ataques con el objetivo de discernir quién liderará a la derecha española tras los comicios, toda vez que el voto a esta parte del espectro político se verá dividida en tres como resultado de la irrupción del partido VOX, considerado de ultra derecha.

Pactos post electorales

Pese a todo, Rivera utilizó su último minutos del debate para ofrecer a Casado pactos post electorales y pedir a los españoles que sean “valientes.”

Por su parte, el líder del Partido Popular usó su turno de palabra para insistir en que su formación es el único partido de la derecha que tiene la experiencia necesaria para gestionar sus votos, los de Ciudadanos y los de VOX.

Por su parte Iglesias mantuvo un perfil bajo y proactivo.”Cuando la gente se moviliza, las cosas pueden cambiar. Podemos reescribir la historia este próximo 28 de abril“, cerró.

Últimas encuestas

Las últimas encuestas, como el sondeo publicado el domingo por el prestigioso diario El País, indica que el PSOE de Sánchez ganará las elecciones con el 28.8 por ciento de los votos y 129 escaños de los 350 del Congreso de los Diputados.

Tras él vendría Casado (PP), con un 17.8 por ciento de las papeletas y 75 escaños, Rivera (Ciudadanos), que llegaría a 14.1 por ciento de los apoyos y 49 escaños e Iglesias (Unidas Podemos), con 13.2 por ciento y 33 diputados.

Policías trasladan a un interno herido en una riña en el penal de Cozumel (Foto de Infoqroo)

Riña en el penal de Cozumel deja 3 heridos, uno de gravedad

La senadora Gloria Sánchez Hernández, de Morena, quien acusó a los medios de "magnificar" la tragedia de Minatitlán (Foto de @PublimetroMX)

“Magnifican” la masacre de Minatitlán, afirma senadora de Morena