in ,

Grecia disuelve una manifestación para evitar contagios de Covid-19

Lanzan gases lacrimógenos y cañones de agua

ATENAS, Grecia.- Este martes, la Policía griega disolvió con gases lacrimógenos y cañones de agua una manifestación en conmemoración del aniversario de la revuelta estudiantil de la Universidad Politécnica en 1973 - símbolo del fin de la dictadura de los coroneles- que había sido prohibida debido al confinamiento por la Covid-19.

Elementos de la Policía detienen a manifestantes en el centro de Atenas, Grecia, este martes 17 de noviembre de 2020. Las autoriades habían prohibido la manifestación para evitar contagios de Covid-19.- (Foto: EFE/EPA/ALEXANDROS VLACHOS)
Elementos de la Policía detienen a manifestantes en el centro de Atenas, Grecia, este martes 17 de noviembre de 2020. Las autoriades habían prohibido la manifestación para evitar contagios de Covid-19.- (Foto: EFE/EPA/ALEXANDROS VLACHOS)
Elementos de la Policía detienen a manifestantes en el centro de Atenas, Grecia, este martes 17 de noviembre de 2020. Las autoriades habían prohibido la manifestación para evitar contagios de Covid-19.- (Foto: EFE/EPA/KOSTAS TSIRONIS)
Elementos de la Policía detienen a manifestantes en el centro de Atenas, Grecia, este martes 17 de noviembre de 2020. Las autoriades habían prohibido la manifestación para evitar contagios de Covid-19.- (Foto: EFE/EPA/KOSTAS TSIRONIS)

Los partidos de izquierda, así como movimientos antiautoritarios, habían desafiado la prohibición marchando por el centro de Atenas y ataviados con cubrebocas y guardando la distancia de seguridad pertinente.

A pesar de que tradicionalmente unas 20,000 personas suelen realizar una marcha desde las inmediaciones de la Politécnica y la plaza Syntagma hasta la embajada de Estados Unidos, este año prácticamente solo estuvieron presentes representantes de partidos políticos y alrededor de 5,000 agentes de Policía.


También le podría interesar: "Xi Jinping llama a la cooperación internacional para luchar contra la Covid"


El Gobierno de Nueva Democracia había prohibido las manifestaciones y las reuniones de más de cuatro personas durante los días alrededor del aniversario para evitar que el homenaje a los estudiantes asesinados por la dictadura se convirtiese en un nuevo foco de Covid-19, cuyo aumento en las últimas semanas tiene las unidades de cuidados intensivos del país prácticamente saturadas.

La prohibición despertó las críticas de toda la oposición de izquierdas, que considera la medida anticonstitucional y autoritaria.

MeRA25, el partido del exministro de Finanzas Yanis Varufakis, incluso presentó un recurso de anticonstitucionalidad ante el Tribunal Supremo Administrativo por ver cancelado el derecho de reunión, que fue desestimado para “proteger la salud pública del riesgo de propagación de la Covid-19.”

Aunque el primer ministro, Kyriakos Mitsotakis, invitó a los partidos a dejar ofrendas en el monumento en memoria de los caídos en la entrada de la Politécnica, casi todos los partidos de la oposición celebraron también otros actos en grupos más pequeños de lo habitual y manteniendo la distancia de seguridad.

Varufakis protagonizó una pequeña marcha con una parte de su grupo parlamentario desde la Politécnica a la embajada estadounidense, donde realizó una sentada cuando la Policía no le permitió acercarse.

El partido comunista KKE logró llegar hasta la embajada y después se concentró en el centro de Atenas con alrededor de mil personas, a las que se unieron grupos de antiautoritarios.

Al negarse a disolver la manifestación, la Policía cargó con cañones de agua y gases lacrimógenos y obligó a los manifestantes a alejarse del centro.

Integrantes del partido Syriza, liderado por Alexis Tsipras, celebró su propio acto frente a uno de los principales cuarteles de tortura de la Junta.

Por su parte, Mitsotakis, acudió a depositar una corona, donde aseguró que no hay libertad sin responsabilidad y destacó que la prioridad debe ser “proteger la salud pública y mostrar solidaridad con nuestros conciudadanos y, especialmente, con los jóvenes a los que la crisis económica está poniendo a prueba.”

Entre el 14 y el 17 de noviembre de 1973, la Universidad Politécnica de Atenas acogió un levantamiento estudiantil que terminó aplastado por la irrupción de tanques en el campus, un suceso que marcó el principio del fin de la dictadura de los Coroneles, que cayó en 1974 tras siete años en el poder.

En la lista de fallecidos en el Politécnico de Atenas elaborada tras la caída de la dictadura figuraban los nombres de 55 personas, si bien el recuento oficial tan solo habla de 24 muertos.

Xi Jinping

Xi Jinping llama a la cooperación internacional para luchar contra la Covid

Prevén lluvias fuertes en la Península por el frente frío 13 y el huracán ''Iota''