in ,

La indiferencia mata y el insulto destruye, asegura el papa Francisco

CIUDAD DEL VATICANO.  (Notimex).- El Papa Francisco advirtió hoy que la indiferencia y el desprecio matan y el insulto destruye, por eso invitó a todos a ponerse el objetivo de jamás insultar a nadie en la vida.

“Para ofender la inocencia de un niño basta una frase inoportuna. Para herir a una mujer puede bastar un gesto de frialdad. Para romperle el corazón a un joven es suficiente negarle la confianza.

Para aniquilar a un hombre basta ignorarlo”, dijo, durante su audiencia pública semanal.


Ante más de 20 mil personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano, el pontífice sostuvo que ningún código humano otorga el mismo nivel de gravedad a un asesinato y un desprecio o un insulto, como lo hace el mensaje cristiano.

Constató que entre los mismos católicos, mientras se espera la llegada del sacerdote a decir misa, se platica un poco y se habla mal de los demás. “¡Esto no se puede hacer!”, aclaró, pidiendo pensar en el peso del odio y el desprecio.

“Nosotros estamos acostumbrados a insultar: es cierto, nos viene un insulto como si fuera respirar, y Jesús nos lo dice: detente, porque el insulto hace daño, mata. El decir ‘yo desprecio a esta gente’, es una forma de matar la dignidad de las personas”, apuntó, hablando en italiano.

El Papa partió en su reflexión del mandamiento “no matarás” y precisó que si matar significa destruir, suprimir, eliminar a alguien; ese mandato bíblico quiere decir cuidar, valorar, incluir y perdonar.

Advirtió que nadie puede ilusionarse pensado: “Estoy bien, porque no hago nada malo”, porque un mineral o una planta no hacen nada malo, pero tienen otro tipo de existencia.

En cambio, siguió, un hombre no, porque al ser humano se le pide más y existe mucho bien por hacer que ha sido preparado para cada persona, cada uno en lo suyo, que les hace ser ellos mismos hasta el fondo.

Demandan por más de 20 millones de pesos al INE

Interés nacional prevalecerá en el NAIM: AMLO