in ,

Por la curación de una niña Juan Pablo I será beato

Un grupo de religiosas en la Sala Paulo VI durante la audiencia general semanal del papa Francisco

Camino a los altares

CIUDAD DEL VATICANO (EFE y AP).— El papa Juan Pablo I, cuyo pontificado duró solo 33 días, será beato, luego de que Francisco aprobó el decreto que reconoce un milagro por su intercesión y relativo a la curación de una niña argentina, informó ayer el Vaticano.

Albino Luciani nació en 1912, fue elegido Papa el 26 de agosto de 1978 y falleció de manera repentina 33 días después, de modo que su pontificado fue uno de los más breves de la Historia.

La periodista y vicepostuladora de la causa para la canonización, Stefania Falasca, anunció hace unas semanas en el diario religioso “Avvenire” que el consejo médico que examinó el caso de la niña, quien padecía una patología cerebral grave, “dictaminó por unanimidad que la curación era científicamente inexplicable”.

La causa de canonización de Luciani se abrió en noviembre de 2003, 25 años después de su muerte, y terminó en noviembre de 2017 con el decreto sancionado por el papa Francisco, que proclamó las virtudes heroicas de Juan Pablo I.

A fines de noviembre de ese mismo año finalizó también la investigación diocesana iniciada en 2016 en la diócesis de Buenos Aires en la que se examinó el “milagro” por intercesión del papa Luciani en 2011.

La menor había padecido inflamación cerebral aguda, shock séptico y otros problemas graves de salud, y los médicos la consideraron a punto de morir. Un párroco asociado con el hospital que la cuidaba tomó “la iniciativa de invocar al papa Luciani”, agregó el Vaticano.

Justo antes de la atribución de virtud heroica a Juan Pablo I, Stefania Falasca, quien estaba implicada en la causa de la beatificación y que tuvo acceso a los expedientes médicos del Luciani, concluyó en un libro que murió de un infarto.

Según Infobae, la niña del milagro se llama Candela Giarda y tenía 10 años cuando los médicos que la atendían la desahuciaron.

“Candela hizo una vida normal hasta los 10 años, que fue cuando se enfermó. Empezó con dolor de cabeza. Yo pensaba que era porque necesitaba anteojos. La llevé al consultorio del pediatra y del oftalmólogo, pero nadie sabía decir qué tenía... A la semana, Cande comenzó a desmejorar, hasta tener vómitos y fiebre. Cuando la llevé a la guardia, me dijeron que estaba incubando un virus. Cada vez empeoraba más, hasta que en la madrugada del 27 de marzo de 2011 la llevé al hospital pediátrico de Paraná y quedó internada en terapia. En pocas horas pasó a estar en coma, con respirador. Tenía convulsiones y probaban con distintos anticonvulsivos, pero nada funcionaba”, dice Roxana, mamá de Candela.

Años después, los especialistas concluyeron que la patología era FIRES (síndrome epiléptico por infección febril), una enfermedad de las consideradas raras, que afecta a una persona en un millón, casi siempre sin posibilidad de sobrevida.

El 22 de julio de 2011 la doctora Gladys la abrazó y le dijo: “No podemos hacer nada más por ella. Cande se muere esta noche”.

Roxana fue a rezar a la parroquia Nuestra Señora de la Rábida, a metros de la clínica. Allí había conocido al Padre José Dabusti y le pidió que fuera a ver a su hija. Cuando se acercó a la cama de Candela, rezó y le indicó que pusiese las manos sobre ella y que se la encomendara a Juan Pablo I.

Unas horas después la niña empezó a evolucionar de manera favorable.

 

De un vistazo

En la actualidad

Actualmente Candela Giarda tiene 21 años.

Enfermedad rara

Antes de su curación, los especialistas concluyeron que la patología era FIRES (síndrome epiléptico por infección febril), enfermedad de las consideradas raras, que afecta a una persona en un millón, casi siempre sin posibilidad de sobrevida.

 

Síguenos en Google News, da clic AQUÍ .

México vence 2-0 a El Salvador

México vence 2-0 a El Salvador y lidera la eliminatoria rumbo a Catar

Dimitrov manda a casa al favorito de Indian Wells