in ,

Exige que el clima sea clave en planes de recuperación

Una trabajadora sostiene un cartel en la Campaña Integral Gratuita “Salud para Todos”

Soluciones “verdes”

NACIONES UNIDAS (EFE).— El secretario general de la ONU, António Guterres, demandó ayer a todos los países que sus estrategias de recuperación de la pandemia tengan la lucha contra el calentamiento global como uno de sus elementos clave.

“Necesitamos planes de recuperación del Covid-19 sostenibles que respondan al cambio climático”, señaló Guterres al abrir un foro virtual sobre clima convocado por él mismo en los márgenes de la Asamblea General de la ONU.

En la cita, que reunió a varios líderes y a representantes del sector privado, participaron entre otros los primeros ministros del Reino Unido, Canadá o Italia; el presidente de Chile, Sebastián Piñera; o la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

El jefe de la ONU reclamó al mundo que se invierta en “empleos verdes y decentes”, que no se rescate a industrias contaminantes como la del carbón, que se terminen los subsidios a los combustibles fósiles y que los riesgos climáticos se tengan en cuenta en todas las decisiones financieras y políticas.

“Trabajen juntos y, sobre todo, no dejen a nadie atrás”, señaló Guterres, que insistió en que todas las estrategias para salir de la actual recesión deben ir en línea con el objetivo de limitar la subida de la temperatura global a menos de 1.5 grados centígrados con respecto a la era preindustrial.

El secretario general de la ONU se mostró esperanzado por los recientes anuncios de la Unión Europea y China, que han prometido medidas más ambiciosas para recortar en los próximos años sus emisiones de gases de efecto invernadero.

“Ahora cuento con ellos y con otros grandes emisores para que presenten planes y políticas concretas que nos permitirán a todos lograr la neutralidad del carbono para 2050”, señaló.

El diplomático recalcó que el mundo necesita cambios muy urgentes antes de que sea demasiado tarde para actuar ante el cambio climático, que sigue acelerándose.

“Si seguimos en el camino actual, la escala del sufrimiento en el mundo como consecuencia de la disrupción climática irá más allá de lo que podemos imaginar”, avisó Guterres.

Por los marineros

Otro problema derivado de la pandemia que Naciones Unidas intenta resolver: cómo ayudar a los más de 300,000 marineros mercantes que no pueden llegar a puerto debido a las restricciones.

El capitán Hedi Marzougui describió ayer la creciente desesperación de los marineros que han permanecido un año o más en el mar, durante una reunión con ejecutivos navieros y funcionarios de gobierno al margen de la Asamblea General.

Mientras la pandemia se propagaba por el mundo y hacía que las tripulaciones navieras fueran rechazadas en muchos puertos, “recibimos información muy limitada, y se volvió cada vez más difícil recibir suministros vitales y apoyo técnico. Los países modificaban sus normativas a diario si no es que en cuestión de horas”, dijo Marzougui.

Varios meses después, muchas fronteras siguen cerradas y los vuelos son pocos, lo que complica los esfuerzos para movilizar tripulaciones para sustituir a las que están varadas en el mar y obliga a los empleadores de los marineros a ampliar sus contratos.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se sumó a las compañías navieras, sindicatos y organizaciones marítimas en un llamado a los gobiernos a que reconozcan a las tripulaciones mercantes como trabajadores esenciales y les permitan desplazarse con más libertad. Como más del 80% del volumen del comercio global se mueve por mar, los 2 millones de marineros mercantes del mundo cumplen un papel vital.

Las tripulaciones de los barcos mercantes están acostumbradas a largas travesías lejos de casa, pero a medida que las infecciones y las restricciones se propagaban este año, aumentaban la ansiedad y la incertidumbre, declaró Marzougui.

“No saber cuándo regresaríamos a casa o si podríamos hacerlo causó tensión mental a mi tripulación y a mí también”, afirmó el capitán. “Nos sentíamos ciudadanos de segunda clase sin ninguna información o control de nuestras vidas”.

El capitán nacido en Túnez pasó otros tres meses en el mar y finalmente llegó a casa para reunirse con su familia a finales de mayo en Florida. Sin embargo, más de 300,000 marineros continúan varados, a la espera de las tripulaciones que los sustituyan; un número similar aguarda en las costas para reanudar labores.

Funcionarios marítimos de Panamá, Filipinas, Canadá, Francia y Kenia defendieron las medidas que han adoptado en forma individual para permitir el reemplazo seguro de las tripulaciones o para disminuir la crisis.

Pero funcionarios lamentaron la falta de coordinación internacional entre las naciones y las compañías navieras, y se pronunciaron por nuevas normas para proteger a los países del coronavirus y al mismo tiempo respetar los derechos de las tripulaciones varadas.

No se han difundido cifras de cuántos marineros mercantes se han contagiado, pero Guy Platten, de la Cámara Naviera Internacional, dijo que el riesgo de infección es “relativamente bajo porque las compañías navieras aplican estrictas medidas de protección y “no desean en absoluto traer infecciones a nuestros barcos”.

De un vistazo

Casos globales

Los casos globales de Covid-19 se situaron ayer en 31.6 millones, 246,000 más que en el día anterior, en una jornada en la que Colombia adelantó a Perú en número de casos y se convirtió en el quinto país más afectado, con 777,000 positivos.

Cerca del millón

Las muertes en el planeta se elevan a 972,221, y al actual ritmo se podría superar la barrera del millón de fallecimientos durante la próxima semana.

Más golpeado

América se mantiene como la región más afectada, con 15.8 millones de casos, la mitad del cómputo global, seguida del sur de Asia con 6.4 millones.

Gustavo de Hoyos le contesta a AMLO: “Que ponga fecha y hora”

Buena noticia de Anahí para los fanáticos de RBD: habrá reunión