in ,

“Falta mucho trabajo”

Una mujer porta una mascarilla mientras realiza compras en el mercado La Vega Central

Los ojos, sobre Colombia: 10 mil infectados al día

GINEBRA (EFE y AP).— Los países latinoamericanos deben trabajar todavía mucho para frenar la circulación del coronavirus entre sus poblaciones y poner bajo control la pandemia, dijo ayer el director del Programa de Emergencias Sanitarias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Mike Ryan.

“Desde nuestra perspectiva, América Latina es el epicentro de la pandemia y se requiere todavía mucho trabajo para suprimir la transmisión y reducir la exposición de las comunidades (al virus)”, declaró este responsable de la estrategia global contra la pandemia.

Latinoamérica y el Caribe ya tienen más casos que cualquier otra región del mundo, incluidos Estados Unidos y Canadá juntos, con un total de 4.46 millones de casos, de los 8.84 millones en América.

A nivel mundial, los casos se elevan a 16.8 millones, lo que supone 253,000 más respecto al miércoles, mientras las defunciones acumuladas son 662,095, según el recuento oficial de la OMS.

Sobre Latinoamérica, Ryan dijo que la situación es “mixta”, con algunos países muy afectados y otros mucho menos, aunque de manera general los casos y muertes siguen aumentando en grandes áreas de Centroamérica y Sudamérica, de México a Argentina.

Aunque Brasil, Perú y Chile se encuentran entre los diez países más afectados del mundo, la preocupación por Colombia aumenta porque los contagios se han disparado desde hace varios días, hasta llegar a los 10,000 diarios.

Colombia ha reportado a la OMS 267,385 positivos confirmados y 9,074 muertes.

“El gobierno en Colombia ha tomado acciones muy coherentes durante mucho tiempo para gestionar la situación”, consideró Ryan.

El experto recordó que este país ha asistido también a poblaciones refugiadas, en particular de venezolanos.

“Esto es un gran desafío. Se trata de lugares con complejidades económicas y sociales, como pobreza, gente viviendo en la precariedad, comunidades indígenas, problemas de acceso a servicios básicos”, insistió.

Ante esta situación, subrayó, Latinoamérica requiere la solidaridad y el apoyo de otros países.

Cuando se cumplen exactamente seis meses desde que la OMS declaró que el nuevo coronavirus constituía una emergencia sanitaria internacional, los principales responsables de la lucha contra la pandemia dijeron que hubo países que supieron reaccionar rápido y otros que tardaron más en hacerlo, pero que con gran esfuerzo consiguieron dar la vuelta a la situación.

Entre estos últimos se mencionó los casos de Corea del Sur, Italia y España.

Sobre aquellos que frenaron más rápido la circulación del virus, la responsable del grupo técnico contra la pandemia, María Von Kerkhove, explicó que fueron precisamente los que en el pasado se habían visto afectados por otros patógenos causantes de afecciones respiratorias (SARS, gripe avisar o el Síndrome Respiratorio de Medio Oriente, el MERS).

María Von Kerkhove agregó que también África reaccionó oportunamente por su experiencia en la circulación de enfermedades infecciosas.

En la misma conferencia de prensa, el director general de la OMS, Tedros Adhanom Grebheyesus, hizo un llamamiento a los jóvenes para que tomen las mismas precauciones que los adultos y se protejan del coronavirus porque así preservarán a su entorno, donde puede haber personas vulnerables.

Por otra parte, la Organización Panamericana de la Salud y la Comisión Económica para América Latina y El Caribe, indicaron que en los últimos tres meses la región de América ha sido la más afectada en todo el mundo por la pandemia del coronavirus, generando una crisis sin precedentes que ha puesto en riesgo avances sanitarios logrados durante años y ha hundido la economía a su nivel histórico más bajo.

“No es sorprendente que una pandemia de esta magnitud haya desatado una triple crisis en nuestra región”, expresó la directora de la OPS, Carissa Etienne, en una conferencia de prensa virtual conjunta con la secretaria ejecutiva de Cepal, Alicia Bárcena. “Hace estragos en nuestros sistemas de salud, fractura nuestra protección social y desestabiliza nuestra economía”, dijo la funcionaria tras destacar que los gobiernos necesitan implementar políticas interdisciplinarias.

Las declaraciones de Carissa Etienne tuvieron lugar el mismo día en que ambas organizaciones difundieron un informe en el que instan a los gobiernos de la región a tomar medidas urgentes para evitar una crisis humanitaria y alimentaria en la región.

El informe “Salud y economía: una convergencia necesaria para enfrentar el Covid-19 y retomar la senda hacia el desarrollo sostenible en América Latina”, destaca que no puede haber recuperación económica si no se controla la pandemia, y pide a los países que aumenten el gasto fiscal para controlar el brote y favorecer la reactivación y reconstrucción económica.

Ambas organizaciones consideran que la salud es un tema prioritario, y su cuidado es un derecho humano al que toda la población debe tener acceso.

Alicia Bárcena enfatizó que los gobiernos deberían cambiar el modelo económico y pensar en uno más inclusivo que atienda las necesidades de las poblaciones más pobres y vulnerables, que han resultado también las más afectadas por la pandemia.

“Avanzar en la igualdad es fundamental para el control eficaz de la pandemia y para la recuperación económica y sostenible” en la región, dijo la secretaria ejecutiva de CEPAL. “Por ello cambiar la estrategia de desarrollo es esencial”, expresó tras admitir que es un desafío para los países conseguir dinero extra para aumentar el gasto destinado al sector de la salud y social.

En América Latina el gasto público en salud promedia el 3.7% del PIB, lejos de la meta recomendada por la OPS del 6%. En la región, más de un tercio del financiamiento de los gastos de salud (el 34%) es financiado por los hogares, y no por los gobiernos.

La pandemia ha generado la recesión económica más pronunciada de la historia de Latinoamérica y El Caribe, con una contracción del crecimiento regional prevista en 9.1% para 2020. Por eso se prevé que el nivel del PIB per cápita al término de 2020 sería similar al de 2010, lo que representa un retroceso de una década, según CEPAL.

La pobreza, en tanto, aumentará 7 puntos porcentuales para alcanzar al 37.3% de la población (unos 231 millones de personas, 45 de ellas nuevos pobres).

En el sector sanitario, por otra parte, la pandemia ha interrumpido servicios básicos de salud, entre ellos, programas de atención de enfermedades crónicas como VIH y la malaria, haciendo que las Américas enfrenten el riesgo de perder en cuestión de meses todos los avances que se habían logrado en salud durante años, según Carissa Etienne.

Nicaragua Respuesta

El gobierno de Nicaragua le aseguró a la OMS que se preparó desde enero para enfrentar la pandemia.

“Preparado”

“Nos hemos preparado desde enero de 2020, que se empezó a hablar de esta emergencia mundial en salud, y las acciones que hemos tomado para prevenir, atender, y controlar el Covid-19, basadas todas estas acciones en nuestro modelo familiar comunitario”, dijo la vicepresidenta del país, Rosario Murillo, contrario a lo que afirman los médicos, quienes aún exigen medidas de prevención.

Campeche se acerca a las 500 defunciones por Covid-19

“El costo no fue de $30 millones”: Sefotur