in

Francisco critica la religión de doblez

Una foto de Anka Kolesarova

Insta a no reducir la cruz a símbolo político o social

PRESOV, Eslovaquia (EFE).— El Papa instó ayer a los católicos a no instrumentalizar el símbolo de la cruz para fines políticos o usarla sólo como un objeto de devoción, durante la homilía de la misa con rito bizantino que ofició en la ciudad de Presov, en Eslovaquia, durante su gira por el país.

Francisco viajó ayer hasta esta localidad eslovaca para celebrar una misa en el rito bizantino, el usado por las iglesias orientales, en un homenaje a estos fieles que representan el uno por ciento de la población, mientras que los católicos son el 62 por ciento.

Ante las 40,000 personas que llenaron la explanada adyacente al estadio del equipo de balonmano del Tatran, el mismo escenario en el que también san Juan Pablo II celebró una misa bizantina en 1995, el Papa dedicó su homilía al símbolo de la cruz en la que murió Jesús, “que era instrumento de muerte, y sin embargo de allí ha venido la vida”, destacó.

En su sermón, el Pontífice criticó además el “cristianismo de vencedores” y el “cristianismo triunfador”.

“Son incontables los crucifijos: en el cuello, en casa, en el auto, en el bolsillo, pero no sirve de nada si no nos detenemos a mirar al crucificado y no le abrimos el corazón, si no nos dejamos sorprender por sus llagas abiertas por nosotros, si el corazón no se llena de conmoción y no lloramos delante del Dios herido de amor por nosotros”, agregó.

Y exhortó a los católicos: “No reduzcamos la cruz a un objeto de devoción, mucho menos a un símbolo político, a un signo de importancia religiosa y social”.

“El testigo que tiene la cruz en el corazón y no solamente en el cuello no busca los propios beneficios para después mostrarse devoto. Esta sería una religión del doblez, no el testimonio del Dios crucificado”, advirtió el Papa sobre el uso instrumental de este símbolo para muchos católicos.

Tras la ceremonia, Francisco viajó, en la jornada más intensa de su visita a Eslovaquia, a la ciudad del Kosice, la segunda más poblada del país, para un encuentro con jóvenes y con la comunidad romaní en el barrio de Lunik IX, considerado el gueto gitano más grande de Europa, como informamos en nota aparte.

 

De un vistazo

Denuncia

El Papa visitó el barrio gitano de Lunik IX, donde denunció los prejuicios y estereotipos discriminatorios que siempre ha sufrido la comunidad romaní.

Mensaje

Entre los altos bloques de hormigón donde viven 4,500 gitanos en condiciones precarias, el Papa les aseguró: “Ustedes en la Iglesia no están al margen. Ustedes están en el corazón de la Iglesia”.

Cartón de Tony: Amor con dolor se paga

El 78.9% de la población se siente “muy orgulloso” de ser mexicano