in

“Hay un pistolero, no entren”

Área acornonada por la policía en el estacionamiento del supermercado Publix de Royal Palm Beach

Un nuevo tiroteo deja tres muertos, entre ellos un niño

ROYAL PALM BEACH, Florida (AP).— Un hombre baleó de muerte ayer a una mujer y a un niño en el interior de un supermercado, y luego se suicidó, lo que motivó que decenas de personas huyeran de la tienda presas de pánico.

De acuerdo con las autoridades, el tiroteo sucedió poco después de las 11:30 de la mañana en el supermercado Publix de una plaza comercial que también tiene pequeñas tiendas y restaurantes.

Los detectives revisaban un video de seguridad y hablaban con testigos, informó la vocera del departamento de policía del condado Palm Beach, Teri Barbera. Creen que el hombre armado y las víctimas se conocían, agregó. No se ha dado a conocer la identidad de ninguno de los involucrados.

Juan Guardia estaba en el área de carnes cuando sucedió el tiroteo en el pasillo de frutas y verduras, reportó el “Palm Beach Post”. “Escuché: ‘¡Están disparando!’ Una empleada de Publix dijo: ‘¡Corran! ¡Tiroteo!’”, relató. “Tenía miedo. Fue triste porque todo sucedió muy rápido. Todos corrían, algunos empleados lloraban”.

Ron Glassman, un asesor de manejo de estrés, acababa de estacionar su auto y se dirigía a otra tienda cuando unos 50 clientes y empleados salieron en pequeños grupos corriendo de Publix y gritando: “Hay un pistolero, hay un pistolero. No entren”.

 

A la venta 2,500 casas

El PRI, el gran perdedor