in ,

Huracan “Sally” amenaza con inundaciones

Un hombre toma una foto del fuerte oleaje generado por la tormenta “Sally”

GULFPORT (AP).— El huracán “Sally”, una tormenta que avanza lento con vientos de 137 kilómetros por hora, se acercaba ayer a la costa del Golfo de México amenazando con desatar marejadas ciclónicas, inundaciones repentinas y tornados.

Las advertencias de huracán se extendieron desde Grand Isle, Luisiana, hasta Navarre, Florida, pero los meteorólogos, aunque enfatizaron una incertidumbre “significativa”, prevén una trayectoria hacia el este, lo que alivió los temores en Nueva Orleans, que alguna vez estuvo en la mira de “Sally”.

Con la trayectoria actual, se pronostica que la tormenta llegará a tierra cerca de la línea estatal de Alabama-Misisipi hoy temprano.

Los meteorólogos dijeron que “Sally” podría generar lluvias torrenciales desde Misisipi hasta las Carolinas esta semana después de que la tormenta toque tierra en la costa estadounidense del Golfo de México.

El Servicio Meteorológico Nacional informó ayer que después de que la tormenta toque tierra hoy, es probable que llueva de 10 a 20 centímetros en partes de Misisipi, Alabama, Georgia y las Carolinas.

Se pronostican inundaciones significativas y desbordes de ríos hasta el final de la semana, y las lluvias podrían alcanzar hasta 30 centímetros.

Las autoridades de las zonas costeras están cerrando algunas carreteras y los residentes están huyendo o poniéndose bajo resguardo.

La calzada hacia la isla Dauphin en Alabama ya la cerraron, lo mismo que el túnel Bankhead en Mobile previendo el arribo de una marejada ciclónica. El centro de Mobile está casi desierto, con negocios tapiados y protegidos con sacos de arena.

La lluvia está empezando a intensificarse a lo largo de la autopista I-10 que corre paralela a la costa y pasa por Luisiana, Misisipi, Alabama y Florida. Muchos negocios a lo largo de la autopista parecían estar cerrados y mensajes en paneles electrónicos en la autopista avisan que se acerca el huracán.

En Gulfport, Misisipi, numerosas gasolineras se quedaron sin gasolina. Y a lo largo de un pantano, hay barcos camaroneros amarrados debido a la marejada ciclónica que se prevé.

El Centro Nacional de Huracanes dijo que la advertencia de marejada ciclónica estaba vigente desde la desembocadura del río Misisipi hasta la línea del condado de Okaloosa-Walton en Florida. Una advertencia de huracán estaba vigente desde el este de Bay St. Louis, Misisipi, hasta Navarre, Florida.

Stacy Stewart, especialista del centro de huracanes, indicó que la gente debería tomar la tormenta en serio ya que se prevén lluvias “devastadoras” en grandes áreas. Las personas podrían ahogarse en las inundaciones, indicó.

“Esta será una inundación histórica junto con lluvias históricas”, manifestó Stacy Stewart. “Si la gente vive cerca de ríos, arroyos y riachuelos, deben desalojar e ir a otro lugar”.

“Sally” se movía a solo 4 km/h y su vórtice estaba a 180 kilómetros al sur de Mobile, Alabama, y 85 kilómetros al este de la desembocadura del río Misisipi.

Los meteorólogos pronostican que “Sally” gire hacia el norte, moviéndose cerca de la costa del sureste de Luisiana, y que luego viaje lentamente hacia el norte-noreste hasta hoy, con vientos máximos de 137 kph, casi como huracán categoría 1, antes de tocar tierra.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró emergencia en los condados más occidentales del llamado Panhandle, en el noroeste del estado, que estaban siendo golpeados por las bandas exteriores de “Sally” la madrugada de ayer. La amenaza de fuertes lluvias y marejadas ciclónicas se vio agravada por el lento movimiento de la tormenta.

El presidente Donald Trump emitió declaraciones de emergencia para partes de Luisiana, Misisipi y Alabama el lunes, y tuiteó que los residentes deben escuchar a los líderes estatales y locales.

Una temporada de huracanes extraordinariamente agitada, así como la catastrófica temporada de incendios forestales en la costa oeste, ha centrado la atención en el papel del cambio climático.

Tormentas Atlántico

Este año hubo tantas tormentas en el Atlántico que ONU, que las bautiza, se está quedando sin nombres.

Aplicación de nombres

Desde 1953, las tormentas tropicales reciben un nombre a partir de listas elaboradas por el Centro de Huracanes de Estados Unidos y luego por un comité internacional de la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

Usarán el alfabeto griego

La temporada de este año, que termina el 30 de noviembre, fue tan activa que la ONU se quedará sin nombres y tendrá que recurrir a las letras del alfabeto griego: Alfa, Beta, Gamma, Delta y así sucesivamente.

Fiestas patrias en Yucatán: así se vivió el Grito de Independencia

Cochinita pibil y su origen en “Las crónicas del taco”